Diario Vasco

(Actualiza la FA2024 con más detalles)

Los ingresos por servicio se situaron en 2.326 millones de euros, un 2,8 % más (un 3,6 % si se excluye la financiación de terminales), ha añadido la operadora, que ha destacado que en el segundo trimestre se aceleró el crecimiento respecto al primero en prácticamente todos los indicadores de negocio.

Así, los ingresos totales crecieron un 2,5 % y los ingresos por servicio, un 3,9 % entre julio y septiembre (3,5 % y 4,2 % excluyendo financiación de terminales), lo que se debió, según la compañía, al aumento en la cartera de clientes, los nuevos planes de precios lanzados en abril y el fuerte crecimiento del uso de los servicios de telefonía móvil por parte de los turistas.

El ebitda se elevó un 9,6 % respecto al primer semestre fiscal del ejercicio anterior, gracias al crecimiento de los ingresos y a una reducción de los costes comerciales y operaciones, que compensaron el aumento de los costes de contenidos, los de interconexión de itinerancia o "roaming" y los costes mayoristas de acceso a la red de fibra.

En rueda de prensa, el consejero delegado de Vodafone España, Antonio Coimbra, ha destacado que estos han sido los mejores resultados de la compañía en los últimos cinco años en el mercado español.

El crecimiento, ha dicho, ha estado impulsado por crecimientos interanuales en la cartera de clientes del 21 % en fibra, el 11 % en televisión y el 2 % en móvil con contrato.

El número de clientes de contrato de telefonía móvil aumentó en 94.000 en el semestre hasta cerrar con 11,6 millones, y el número de clientes móviles se elevó a 14,5 millones.

El tráfico de datos en la red de Vodafone España creció un 71,7 % en el segundo trimestre debido, entre otros factores, al fuerte incremento en el uso de los servicios de datos en itinerancia por parte de las personas que visitaron España.

Sobre una eventual subasta de la banda de los 700 megahercios (Mhz), clave para el despliegue de la red móvil de quinta generación 5G, los directivos de Vodafone han señalado que aún no tienen un calendario concreto, pero que han trasladado al Gobierno su posición a favor de que se liberen las frecuencias, ocupadas por las televisiones, y después se subasten.

"Que una vez que se entreguen las licencias podamos efectivamente usarlas, porque si no, no tiene ningún sentido", ha dicho Coimbra.

Vodafone no quiere que se repita lo ocurrido con la banda de 800 Mhz, que también estaba ocupada por las televisiones y que las operadoras no pudieron utilizar hasta años después de la subasta porque se tardó más de lo previsto en liberarla para uso móvil.

En cuanto a número de clientes de banda ancha fija, crecieron en 57.000 en el semestre hasta los 3,3 millones al cierre de septiembre, de los que el 77 % (más de 2,5 millones) ya son de fibra, ya que la compañía prosigue con el proceso de migrar clientes antiguos a esta tecnología.

Con respecto al despliegue de redes de última generación, a 30 de septiembre de 2017 la cobertura 4G alcanzaba a 5.250 municipios (3.300 de ellos con más de un 95 % de cobertura 4G).