Diario Vasco

Caracas, 14 nov (EFE).- El canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo hoy que las sanciones impuestas por la Unión Europea (UE) a su país buscan generar las condiciones para una "intervención", y reiteró su rechazo a esta medida, tras sostener un encuentro con el cuerpo diplomático de Europa acreditado en la nación petrolera.

Desde la sede de la Cancillería venezolana en Caracas, Arreaza dijo a los periodista que su país "se reserva el derecho a las respuestas, a su defensa con respuestas concretas en todos los ámbitos".

El titular de la cartera de Exteriores venezolana repudió la sanción que impide al país petrolero adquirir equipos para la "represión" en protestas.

Los ministros de Exteriores de la UE acordaron imponer sanciones como un embargo de armas y un veto a material que pueda utilizarse para la "represión interna" contra los venezolanos, además de abrir la puerta a la posibilidad de imponer medidas selectivas contra los responsables.

Al Gobierno venezolano le ha parecido "insólito" la imposición de estas sanciones y ha pedido respeto a la soberanía del país caribeño.

"Lo que más lamentamos es que la Europa (de) ese proyecto que surgió de la reflexión histórica para dejar atrás los conflictos, las guerras (...) se ve frustrada con acciones. Esa idea tan hermosa se ve frustrada con acciones como la que toman el día de ayer", agregó.

Arreaza también se refirió al proceso de diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana y dijo a la UE que quienes no han querido acudir a las conversaciones son los antichavistas.

Las medidas adoptadas por la UE contra funcionarios de Venezuela se utilizarán de forma "gradual y flexible" y podrán ser "extendidas" a quienes "no respeten los principios democráticos o del Estado de derecho" o estén implicados en "la violación de los derechos humanos".