Diario Vasco

Madrid, 14 nov (EFE).- El Juzgado de lo Penal número 11 de Madrid ha condenado hoy a seis meses de cárcel y al pago de una indemnización de 4.900 euros a una activista que agredió a tres agentes municipales en noviembre de 2014 mientras intentaba frenar un desahucio en una vivienda del distrito de Tetuán.

El fallo, leído por el juez tras el juicio celebrado hoy, considera a María Isabel T.N responsable de un delito de atentado y otro de lesiones -por el que el juez la condena a seis meses de multa- mientras que la absuelve de las dos faltas de lesiones, toda vez que el Código Penal eliminó las faltas en 2015.

De esta forma, el juez impone la pena mínima por el delito de atentado y otro de lesiones, por los que la Fiscalía había solicitado dos años y medio de prisión para la acusada.

Los hechos por los que María Isabel ha sido condenada se produjeron el 20 de noviembre de 2014, cuando la mujer se encontraba junto a otras dos activistas en el portal de una calle del distrito de Tetuán con la intención de frenar un desahucio.

Cuando los agentes llegaron al portal, requirieron a las mujeres que lo abandonaran, tras lo cual María Isabel se resistió a marcharse y comenzó a forcejear con los policías.

Según la declaración de hoy de María Isabel, que solo ha respondido a preguntas de su letrado, fueron al portal "para mediar con la comisión judicial" encargada del desalojo para "intentar aplazar" la ejecución del desahucio, "como ha pasado en otras ocasiones".

Ha negado que golpeara con puñetazos y patadas a los agentes y ha insistido en que fueron los propios policías los que la llevaron "en volandas", cogida por las axilas, para apartarla del portal donde se encontraba.

Los agentes implicados en el incidente, sin embargo, han coincidido en que María Isabel opuso "una resistencia pasiva" nada más notificarle que debía abandonar el portal, si bien "comenzó a forcejear para tratar de liberarse de los policías con braceos y empujones" cuando fue agarrada por la policía.

Según han relatado las agentes en el juicio, una de ellas sufrió un esguince en un dedo de la mano izquierda, otra sufrió una contusión en la pierna derecha y la que tuvo la lesión de consideración más grave sufrió un esguince y una artritis en uno de sus dedos.

También han asegurado las agentes que estos hechos duraron unos veinte minutos, que no se trató de una "resistencia puntual, sino de una resistencia dilatada en el tiempo" y que el forcejeo con los agentes "va más allá de una resistencia pacífica".

Por último, uno de los jefes del operativo del desalojo ha explicado que María Isabel llamó "fascistas" y "cabrones" a los agentes que la retenían.

El juez ha anunciado que el fallo no es firme y cabe recurso contra él toda vez que el abogado de María Isabel ha aportado documentos donde consta la precaria situación económica de su defendida para hacer frente al pago de la indemnización.