Diario Vasco

Lisboa, 14 nov (EFE).- El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, dijo hoy que es necesario depurar "responsabilidades" por el brote de legionela surgido en un hospital lisboeta el pasado 31 de octubre y que ya ha provocado cinco víctimas mortales.

"Cuando los entes públicos fallan en algún aspecto, después se deben realizar informes que depuren responsabilidades", dijo Rebelo de Sousa en declaraciones a periodistas en Lisboa.

El presidente conservador portugués se refirió también a las declaraciones del ministro de Salud, el socialista Adalberto Campos Fernandes, que el lunes pidió disculpas en sesión parlamentaria a los afectados por el brote de legionela y solicitó a todas las entidades involucradas a actuar de la misma manera.

"El ministro estuvo muy bien reconociendo su cuota de intervención en una realidad en la que no funcionó", explicó Rebelo de Sousa durante una visita a la Asociación Protectora de los Diabéticos de Portugal.

El número de afectados por el brote ascendió hoy a 51, según informó la Dirección General de Salud (DGS) de Portugal, una cifra que, en palabras del jefe de Estado luso, alcanzó unas dimensiones "mucho mayores" de las esperadas en un inicio.

El brote de legionela causó ya la muerte de cinco personas y otras seis permanecen hospitalizados en cuidados intensivos, todos ellos con enfermedades crónicas previas a la infección o algún otro factor de riesgo.

Según confirmó el pasado martes el propio ministro de Salud portugués, el origen de la infección se encontraría en el hospital lisboeta São Francisco Xavier, donde fue detectada en un primer momento.