Diario Vasco

Estrasburgo , 14 nov .- El Parlamento Europeo (PE) adoptó hoy una propuesta para mejorar el uso de los fondos de cohesión y destinar más ayudas comunitarias a las regiones de la Unión Europea (UE) con población envejecida, baja natalidad y éxodo de jóvenes en las zonas rurales.

La resolución no legislativa, que tiene como objetivo "enfrentar los desequilibrios demográficos" en los territorios europeos, se adoptó con 506 votos a favor, 103 en contra y 77 abstenciones y fue ponente la eurodiputada española Iratxe García Pérez (PSOE).

La iniciativa reclama una mejora en la coordinación de las políticas y los fondos estructurales comunitarios frente al reto demográfico de "un continente envejecido, en el que el 80% de la población vive en el 20% del espacio", explicó Iratxe García.

Además, García denunció la desatención de la población en las zonas rurales, así como el "deterioro de los servicios públicos e infraestructuras" de los que los habitantes de estas regiones podrían disfrutar si viviesen en un gran núcleo urbano.

Por ello propuso un cambio en el marco legal para las regiones que en las últimas décadas han perdido población joven, que ha preferido establecerse en las grandes ciudades, y también un nuevo mapa de territorialización ya que, en palabras de García, el actual "no es lo suficientemente concreto".

Asimismo, propuso un cambio de criterios para la distribución de los fondos estructurales, que actualmente se basan en el PIB de las regiones, que "tengan en cuenta aspectos que no sean exclusivamente económicos", matizó García.

Además, la eurodiputada socialista resaltó la necesidad de la coordinación entre los distintos instrumentos europeos y los fondos estructurales comunitarios, en concreto en casos como la Política Agraria Común (PAC).

García apuntó también al problema de la "masculinización del medio rural" e indicó que el origen se encuentra en "las políticas de austeridad de la Unión Europea", por las que "las mujeres se han visto obligadas a salir del medio rural", debido a los recortes en servicios públicos como educación y sanidad.