Diario Vasco

Jerusalén, 14 nov (EFE).- La Policía israelí ha abierto una investigación a la empresa fabricante de drones Aeronautics Defense Systems tras revocar el gobierno la exportación, en un caso sobre el que pesa secreto absoluto de sumario, informaron hoy fuentes policiales.

"Se está investigando a Aeronautics Ltd. en relación a un acuerdo que la compañía firmó con un cliente relevante", dijo hoy la portavoz policial Luba Samri.

La Unidad Internacional de Investigación Criminal de la Policía es la encargada de la investigación, explicó la portavoz en un comunicado, en el que añade que ayer un tribunal aprobó el secreto de sumario, limitando al extremo la información publicable al respecto.

La prohibición de informar afecta a toda la investigación y a "cualquier detalle que pueda identificar a los sospechosos, incluida la publicación en redes sociales, incluidas citas totales o parciales de medios internacionales, referencias a ellos o información en internet o en cualquier otro medio", precisa la orden.

Aeronautics declaró hoy que "cooperará en cualquier examen y cualquier asunto, y pondrá todo de su parte para que la investigación sea lo más rápida posible", informó el diario Times of Israel.

Según refleja la orden de secreto, la compañía ha estado bajo investigación desde por lo menos el pasado 4 de septiembre, semanas después de que se hicieran públicas las acusaciones sobre un mal uso de drones contra una posición armenia.

A finales de agosto la Agencia de Control de Exportaciones del Ministerio de Defensa revocó la licencia de exportación de Aeronautics a Azerbayán para su modelo de vehículo aéreo no tripulado Orbiter 1K, tras abrir una investigación sobre una demostración de estos en ese país en la que un empleado habría llevado a cabo una prueba de ataque contra un puesto armado armenio, informó entonces el diario Maariv.

El ataque, con el lanzamiento de dos drones kamikazes, tuvo lugar el pasado 7 de julio en la zona de Nagorno-Karabakh, territorio internacionalmente reconocido como azerbaiyano pero disputado entre ese país y Armenia, y fue lanzado por un alto ejecutivo tras negarse a ello dos operarios por considerarlo contrario a la normativa de Defensa.

La suspensión de la licencia de exportación afectó a un contrato de 20 millones de dólares para la venta de drones de ataque.

Según el Times of Israel, Aeronautics también habría tenido relaciones comerciales con la junta militar de Myanmar, acusada de limpieza étnica por su comportamiento con la minoría musulmana Rohinya.