Diario Vasco

Madrid, 14 nov (EFE).- María López de Eguilaz, portera de la selección española que acaba de oficializar su retirada, deja el hockey tras casi veinte años de práctica, con 150 partidos como internacional desde 2005 y con la certeza de que "para cumplir otros objetivos" tenía que "cortar".

Aunque su idea era haberlo dejado después de los Juegos de Río, María López explicó en una entrevista con EFE que ha seguido una temporada más su carrera, en la que ha continuado la tradición familiar -sus padres fueron porteros de hockey-; ha compartido "equipo con gente extraordinaria" y ha vivido dos Juegos Olímpicos.

- Pregunta (P): ¿Tenía decidido el momento de retirarse?

- Respuesta (R): Mi idea era dejarlo después de Río porque acabas un ciclo, quieres empezar a trabajar y dedicarte a tu familia, pero me encontraba muy a gusto, con muchas ganas y divertida. Pensaba que debía dejarlo cuando buscara una excusa para no entrenar. Este verano lo tuve libre y descubrí lo que es improvisar y aburrirme. Volver a organizarme ya me empezó a costar mucho.

- P: ¿Es muy difícil dar ese paso?

- R: Sí, me da pena porque como portera estaba en un punto de madurez, tranquilidad y confianza muy alto, pero tengo los pies en la tierra y tenía claro que por algún lado tenía que cortar si quería cumplir otros objetivos. Yo razono mucho e interiorizo, quizá eso me lo ha dado la portería, porque al final todos mis fallos son gol y si yo me echo a los hombros más culpa de la que tengo no hay quien levante la cabeza. Ahora he empezado a hacer yuyitsu y eso de no competir, pasar el rato y que el fallo no implique nada me está dando mucha tranquilidad. Mi cabeza está mejor que nunca.

- P: ¿Elegiría algún momento de su carrera?

- R: Uffff, tendría que decir varios. Siempre me acordaré del día que nos comunicaron la clasificación para Río. Fueron tres meses de espera, de despachos, y dependíamos de Sudáfrica. Cuando recibí el mensaje empecé a saltar y a gritar como una loca en casa. En resultados hemos tenido más decepciones que otras cosas, pero siempre he compartido equipo con gente extraordinaria, todo el mundo ha aportado algo. Yo soy muy introvertida, me cuesta abrirme y siempre he ido un poco muy a mi bola. Al principio era como la pequeña, Chus Rosa llevaba toda la responsabilidad, veía a la gente como muy mayor, pero luego maduré y tengo muy buenos recuerdos.

- P: ¿Algún entrenador ha sido clave en su carrera?

- R: Mi primer entrenador fue Luis Carlos Mesner en el club

(Jolaseta) y fue el primero que me dijo tu vas a ser portera y peleó por mi. Luego Pablo Usoz, el primero la de selección absoluta, viví ocho años en la Blume y tuve mucho contacto. En la Real Sociedad Carlos Castaño el que más me ha exigido siempre y en la selección ahora Adrián Lock, muy inglés, con quien más confianza he tenido.

- P: ¿Cómo ve el futuro de la selección española?

- R: Confío mucho en el grupo, me parece extraordinario con gente que ha subido el nivel de hockey como nunca y que tienen que confiar. En el mundial van a dar pelea y sorprender a más de uno.

- ¿Qué le parece que pueda haber quien renuncie a una selección por la situación política actual de Cataluña?

- R: Lo estoy mirando con mucha tristeza porque siempre me ha gustado hablar de unidad, de Europa. Se está llevando mal desde todos los lados.

- ¿Por qué eligió hockey?

- De pequeña era muy movida y hacía judo, tenis, baloncesto, hockey, hípica y hockey patines. A hockey me apunté yo. Pusieron un campo nuevo en el club, me parecía llamativo y muchas de mis amigas jugaban. Mis padres fueron porteros de hockey, pero no me condicionaron, de hecho los primeros cuatros años era jugadora y buena. La apuesta por el hockey la hice con 14 años, después de jugar un europeo sub'16 y por enfadarme con mi entrenador de tenis.

- P: ¿Es mas difícil para una mujer ser deportista de alto nivel?

- R: En España no veo diferencia entre deporte masculino y femenino, veo diferencia entre fútbol y el resto aunque suene a topicazo. Para las mujeres se complica si paran por la familia. Yo si dejo de competir nadie me va a regalar nada y tengo que seguir viviendo. El patrocinio se está empezando a notar, pero es pionero. Yo empecé a estudiar geología, que me apasionaba, y las clases teóricas las iba sacando, pero a las prácticas que había que salir al campo nunca podía ir. Cuando vi que chocaba contra una pared cambié de carrera. Ahora quiero acabar magisterio de primaria. Cuando era pequeña pedí de regalo una pizarra y ayudaba a mis amigos después de clase, pero sigo con el hockey entrenando a niños.