Diario Vasco

Logroño, 14 nov (EFE).- El Logroño La Rioja ha logrado hoy un abultado triunfo sobre el Condes de Albarei Teucro con el que ha demostrado a sus aficionados que ha recuperado el nivel de juego e intensidad que se esperaba de él desde el inicio de temporada.

El Teucro, por su parte, llegaba por delante de los riojanos en la clasificación, pero tuvo la "mala suerte" de medirse al mejor Logroño de toda la temporada y solo pudo rendirse a la evidencia de la superioridad riojana en todas las facetas del juego y desde le primer minuto.

El Logroño era un equipo triste, desanimado y desmotivado casi desde el inicio de la temporada; nada le salía y por eso deambulaba en sus partidos sin una explicación razonable a su bajón, porque es cierto que su plantilla ha perdido nivel pero no tanto como para luchar por evitar el descenso.

Pero hace una semana le salieron las cosas en Pamplona; su portería y su defensa funcionaron y le llevaron ganar un partido muy difícil.

Ese, por lo visto hoy, fue el punto de inflexión que hizo que el equipo riojano creyera en sí mismo y en su propia calidad, por cierto, días antes de debutar en Europa.

Con esos condicionantes, el Teucro tenía difícil hacer buen papel en Logroño si los riojanos seguían por el buen camino, como así fue.

Casi desde el inicio la intensidad defensiva de los riojanos, acompañada de un buen Kupra de en la portería, empezaron a superar a un Teucro sin reacción, que ya era doblado (6-3) a los diez minutos.

Eso solo fue el preludio de un partido entre dos equipos a diferente velocidad, en el que los gallegos no supieron meterse cuando debieron hacerlo -justo entonces- con lo que ya a los veinte minutos la victoria local era más que previsible (13-6).

El choque siguió por la misma dinámica todo el resto del primer tiempo, con un equipo intenso en defensa y con un contraataque letal, el riojano, y otro, el gallego, que solo deambulaba por la pista sin entender el castigo que estaba sufriendo y que le llevó al descanso ya con ocho goles de desventaja (20-12).

El conjunto pontevedrés no mejoró en el inicio del segundo tiempo, con los de Logroño de nuevo centrados en defender, y por eso siguió por detrás.

Pero el equipo riojano tampoco quiso hacer más sangre y, primero, limitó el partido a un intercambio de golpes con el que conservó su ventaja en el marcador.

Y luego optó por dar entrada en la pista a jugadores menos habituales, algunos de ellos con pocos minutos en lo que va de temporada, que "aguantaron" un partido en el que los dos equipos querían acabar cuanto antes, algo que llego con 11 goles de ventaja para los locales (37-26).

Ficha:

37.- Logroño La Rioja (20+17): Kupra (p), Castro (2), Chiuffa (4, 1p), Garabaya (3), del Arco (4), Ángel Fernández (5), Garciandia (4), Romeo (p), Sánchez Miguallón (2), Montoro (3), Kusan (5), Muñoz, Kukic, Paredes (3) y Cadarso (2).

26.- Condes de Albarei Teucro (12+14): Jorge García (p), Borja Méndez (5), Yoan Belázquez (3), Quintas (1), Rial (4), Bruno Saurín, Iglesias (1), Javier Santana (p), Gabriel Moyano (5), Iván Fernández, Carlos García, Daniel Hernández (4), Moledo (1), Pereiro (1) y David Alves (1).

Parciales: 2-1, 6-3, 10-4, 13-6, 17-9, 20-12 (descanso), 23-15, 28-15, 29-17, 32-21, 35-23 y 37-26 (final).

Árbitros: Merino Mori y Moyano Prieto. Excluyeron por dos minutos a los locales Sánchez Migallón, Paredes y Garciandia; y a los visitantes Gabriel Moyano y Saurín.

Incidencias: Unos 1.500 espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja.