Diario Vasco

Oviedo, 14 nov (EFE).- El jugador del Real Oviedo Miguel Linares ha reconocido que la victoria ante el CD Lugo de hace dos jornadas fue un "punto de inflexión" para los azules, que remontaron también ante el Nástic el pasado domingo firmando su primera victoria a domicilio y la segunda consecutiva desde la "confianza" que les dio derrotar al líder.

"No podía ser que siempre que nos marcaran un gol perdiéramos la cara a los partidos, más en esta competición en la que se ven remontadas todas las jornadas. Lo hablamos, que nosotros no podíamos ser menos, y a partir de lograrlo ante el Lugo creímos que podíamos hacerlo", ha comentado el punta.

Linares, que lamenta que la primera victoria lejos del Tartiere haya tardado tanto en llegar, ha reconocido estar muy contento el cambio de dinámica en los resultados del equipo, y ha apuntado a "la fe y las ganas" del equipo como las claves de la victoria en el añadido de los azules.

"Con el resultado en contra y fuera de casa el equipo demostró en la segunda parte la cara que todos queríamos ver, y por suerte nos llevamos la victoria. Fue el mejor partido de la temporada porque lo hemos ganado, y yo prefiero jugar mal y ganar siempre", ha señalado el maño, que destacó las buenas sensaciones y la "confianza" del bloque.

El capitán carbayón, que ha charlado unos minutos con el técnico Juan Antonio Anquela al final del entrenamiento, ha explicado que con el jienense ha hablado sobre la necesidad de "seguir apretando" y dar un paso adelante ya que no se pueden relajar en una liga en la que todos los equipos van a "sufrir" por lograr sus objetivos.

"Si te paras te metes otra vez en problemas, en cuanto a juego hay cosas que corregir y desde las victorias es mucho más fácil trabajar. En Segunda tengas el objetivo que tengas vas a sufrir, y seguro que en Valladolid nos va a costar sacar algo, pero arropados por nuestra gente nos va a dar vida", ha advertido el atacante oviedista.

Linares se ha mostrado "contento" por ayudar al equipo tanto con goles como con trabajo ahora que los azules afrontan la baja de Toché y ha explicado que es el "hombre más feliz del mundo" cuando el equipo gana pese a todas las "desgracias" en forma de lesión que ha sufrido el equipo.

"Toché está deseando volver y nosotros que lo haga. Mantenernos ahí pese a las lesiones que hemos tenido desde la pretemporada -Fabbrini, Mariga, Hidi- habla de las virtudes de la plantilla, que responde. Tenemos jugadores muy buenos que marcan la diferencia y si estamos al nivel de intensidad del rival, tenemos muchas opciones de ganar", ha dicho el futbolista.

Los azules han trabajado en dos grupos diferenciados esta mañana -sesión regenerativa para los titulares de Tarragona y una más intensa para el resto- y lo han hecho bajo la mirada de Toché, que ha acudido a El Requexón para iniciar su recuperación tras la operación de menisco a la que fue sometido la pasada semana.