Diario Vasco

Ciudad del Vaticano, 14 nov (EFE).- La congregación de Los Legionarios de Cristo puntualizó hoy que todas las sociedades que tenían en paraísos fiscales fueron creadas durante la época de su fundador Marcial Maciel y ya fueron cerradas, y que fueron gestionadas en el total respeto de la ley.

La investigación internacional "papeles del paraíso", difundida en Italia por el diario L'Espresso y el programa "Report" de la televisión pública RAI, desveló este domingo que la congregación gestionó sus ingresos derivados de su sistema educativo a través de varias sociedades en Bermudas, Panamá, Jersey y las Islas vírgenes.

Al respecto, el portavoz de la oficina internacional de los Legionarios de Cristo, el padre Aaron Smith, ya explicó a EFE que todas las sociedades de los Legionarios en paraísos fiscales "ya fueron cerradas" a pesar de lo que se indicaba en esta investigación.

Los Legionarios de Cristo ampliaron esta afirmación en un comunicado emitido hoy en el que argumentan que "las sociedades en paraísos fiscales que tuvieron cualquier relación con la congregación o con sus miembros fueron gestionadas respetando la ley y no fueron creadas para actividades ilegales como parecen afirmar algunos periodistas".

Según los "papeles del paraíso" una de las sociedades registradas en Bermudas para gestionar más de 300 millones de dólares año de ingresos fue la "International Volunteer Services", con la asesoría de Appleby.

Ante ello, los Legionarios de Cristo afirman que esta sociedad nunca manejó "fondos económicos",

"Actualmente, las obras educativas relacionadas con al congregación actúan en total transparencia, son sometidas a controles y respetan las disposiciones legales y fiscales de los respectivos países donde se encuentran y no tienen relaciones, ni operan con sociedades presentes en paraísos fiscales", agregaron.

Los Legionarios de Cristo fueron intervenidos en 2010, y se nombró como gestor al cardenal Velasio de Paolis, tras demostrarse que Maciel, quien murió en 2008, cometió abusos sexuales contra seminaristas, tuvo varios hijos con diferentes mujeres y era consumidor habitual de drogas.

Se instituyó entonces una Comisión para el estudio y revisión de la situación económica que en un informe presentado en 2014 concluyó que "no hubo malversación de dinero ni otras irregularidades en las revisiones contables anuales".