Diario Vasco

(Actualiza con declaraciones de diputado y analista)

Erbil , 14 nov .- El Gobierno regional del Kurdistán iraquí anunció hoy que "respeta" una disposición del Tribunal Supremo que recalca que la Constitución establece la unidad de Irak y no permite la secesión de uno de sus territorios.

"Respetamos la interpretación del Tribunal Supremo Federal del artículo primero de la Constitución iraquí", afirmó el Gobierno kurdo en un comunicado.

Según la nota, esta decisión del Supremo "debe convertirse en una base para comenzar un diálogo nacional inclusivo entre Erbil y Bagdad para resolver todas las disputas" entre ambos ejecutivos.

El Gobierno kurdo señaló que se deben implementar "todos los artículos constitucionales en un modo que se garanticen todos los derechos, autoridades y estatus mencionados en la Constitución, ya que es el único modo para garantizar la unidad de Irak, como el artículo 1 estableció".

Por su parte, el diputado kurdo del partido Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), Bejtiar Shauis, dijo a Efe que la declaración del Gobierno representa la "anulación" de los resultados del referéndum de independencia del 25 de septiembre.

Asimismo, afirmó que este paso "positivo, objetivo y real" y su objetivo es entablar negociaciones entre Bagdad y Erbil para encontrar "la solución adecuada" a los problemas existentes.

En este contexto, el analista kurdo Hoshiar Malu señaló a Efe que el comunicado de hoy del Gobierno refleja "grandes renuncias, incluso más allá de los resultados del referéndum, y llega a anular sus resultados y sus efectos legales".

El pasado 6 de noviembre, a instancias del Consejo de Ministros iraquí, el Supremo hizo una interpretación del artículo 1 de la Constitución y concluyó que la Carta Magna establece la unidad de Irak y ninguno de sus artículos permite la secesión.

El Gobierno iraquí ha exigido a Erbil que cancele por completo los efectos de ese referéndum y ha tomado una serie de represalias económicas, además de lanzar una operación militar que ha forzado al ejército kurdo a replegarse de varias zonas disputadas.

La Constitución iraquí, en su artículo 136, prevé que se celebren referendos en esas zonas disputadas, que dependen administrativamente de Bagdad, para que la población decida si desea integrarse en la región autónoma del Kurdistán.