Diario Vasco

Barcelona, 14 nov (EFE).- Un inspector de educación que fue destituido como coordinador después de denunciar presiones de la Generalitat a los directores de escuela en el juicio del 9N ha llevado a juicio al Departamento de Enseñanza por los nombramientos que hizo para cargos como el que él ocupaba, una vez cesó.

El juzgado contencioso administrativo número 17 de Barcelona ha admitido a trámite el recurso contencioso-administrativo presentado por el inspector contra los nombramientos de nuevos coordinadores y el próximo viernes celebrará una vista, a la que están convocadas ambas partes, según el decreto dictado por la secretaria judicial, al que ha tenido acceso Efe.

El recurso fue presentado por Rafael A.D., inspector de Educación cuyo testimonio fue clave en el juicio contra el expresidente catalán Artur Mas por la consulta del 9N, en el que aseguró que la Generalitat había "presionado" a directores de instituto para que cedieran los centros para la votación, por lo que recomendó a las escuelas bajo su competencia que no entregaran las llaves sin una orden por escrito.

A los pocos días de su declaración como testigo durante la instrucción del caso del 9N, según el recurrente, el inspector jefe del área Barcelona-Comarques de la conselleria de Enseñanza propuso que cesase en el cargo de coordinador de la inspección en Badalona.

El inspector no objetó a su destitución dado que coincidía con una renovación prevista del cargo que ocupaba, pero presentó un recurso de reposición después de que la Generalitat nombrara a los nuevos coordinadores, que según su versión no podían ocupar esa responsabilidad porque pertenecían a otro cuerpo docente.

Por silencio administrativo, el Departamento de Enseñanza desestimó el recurso presentado por el inspector, que optó entonces por presentar otro contencioso-administrativo ante los tribunales que se dirimirá a partir del próximo viernes.