Diario Vasco

Barcelona, 14 nov (EFE).- El cabeza de lista del PSC en las elecciones del 21 de diciembre, Miquel Iceta, se ha ofrecido hoy a los empresarios como una garantía de "estabilidad" para abrir una nueva etapa política en Cataluña y ha exhibido su alianza con los democristianos procedentes de la extinta Unió.

En un almuerzo-coloquio en el Círculo Ecuestre, ante más de 200 empresarios, Iceta ha admitido desde buen comienzo, en tono jocoso, que el auditorio no era precisamente el "habitual" en un mitin socialista, aunque se ha propuesto "merecer su apoyo" y, de hecho, ha arrancado aplausos en varios momentos de su intervención.

Ante la fuga de empresas de Cataluña a raíz del debate sobre la declaración unilateral de independencia, ha apostado por "recuperar la estabilidad política y la seguridad jurídica" para que "Cataluña gane", después de "cinco años sin un solo partido ganado".

Sin llegar a prometer un gobierno "business friendly" como hizo en 2010 Artur Mas, sí ha asegurado que para él "lo más importante es acercarse al pleno empleo" y hacer de Cataluña "un país próspero y lo más justo posible".

Para Iceta, "esta legislatura catalana ha sido un fracaso total y absoluto", que "ha hecho daño", por lo que hay que "cambiar de rumbo rápidamente" para dejar atrás la "colisión".

Después de haber alcanzado un acuerdo electoral con Units per Avançar, formación heredera de Unió, cuyo ex secretario general Ramon Espadaler concurrirá como número 3 en la lista del PSC el 21D, Iceta ha destacado su propósito de "ensanchar" su oferta política.

Pese a que "internamente" en el PSC ha generado "alguna inquietud" esta alianza con antiguos dirigentes de Unió, que se opusieron por ejemplo al matrimonio gay, ha recurrido a la ironía para defender su "joint venture" con Units per Avançar: "Que los democristianos tengan como penitencia hacer presidente de la Generalitat a un gay es lo bastante generoso como para perdonar discrepancias".

Iceta ha hecho un llamamiento a "concentrar" en su lista el voto de "todos los socialistas, progresistas y catalanistas moderados", que "piensen que este país necesita acuerdos y no divisiones".

En su lista, ha destacado, "también hay algún comunista", lo que refleja "la excepcionalidad de la situación política" que atraviesa Cataluña: "¿Quién podía poner de acuerdo a Ramon Espadaler y a Carlos Jiménez Villarejo? Yo", ha sentenciado con tono ameno.

Como ya había anunciado esta mañana, ha dicho estar "plenamente en condiciones de garantizar que el PSC no hará presidente ni a Oriol Junqueras ni a Carles Puigdemont".

"¿Cómo podríamos poner otra vez el rumbo de este país en manos de quienes lo han llevado hacia las rocas?", ha planteado Iceta, que ha puntualizado que el escenario postelectoral "requerirá de acuerdos transversales", aunque no está dispuesto a hacer "funambulismo" con la política de pactos, ya que el PSC no podrá dar su apoyo ni su abstención a "alguien que quiera votar la separación".

Según Iceta, el "error" de los líderes independentistas es de tal "magnitud" que "no merecen una segunda oportunidad" el 21D, aunque ha señalado que quiere tener "un debate electoral con todos los candidatos, cara a cara", por lo que no le gustaría "nada" que Junqueras o Puigdemont no pudieran hacer campaña con normalidad.

En cuanto a la carta que le ha enviado el presidente del PPC, Xavier García Albiol, para buscar un compromiso postelectoral entre los partidos constitucionalistas, ha dicho que le contestará enviándole su programa y pidiéndole que le envíe el suyo para contrastar posibles puntos de encuentro.