Diario Vasco

Washington, 14 nov (EFE).- El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, retiró hoy su apoyo a Roy Moore, candidato republicano al Senado, al asegurar que "no tiene razón" para dudar de las mujeres que acusan al político de haber abusado de ellas cuando eran adolescentes.

Moore aspira a ocupar el escaño por Alabama en el Senado que Sessions dejó vacante en febrero de este año, cuando fue confirmado como fiscal general del Gobierno del presidente Donald Trump.

"No tengo ninguna razón para dudar de estas mujeres", dijo hoy Sessions durante una audiencia en el comité judicial de la Cámara de Representantes y en respuesta a preguntas de la legisladora demócrata Sheila Jackson Lee, que representa a un distrito del estado de Texas.

Jackson Lee preguntó si el Departamento de Justicia investigará cualquier crimen que pudo haber cometido Moore, a lo que Sessions respondió diciendo que esas acusaciones suelen ser juzgadas a nivel estatal, pero prometió que la agencia que dirige "cumplirá con su deber" y emprenderá las acciones oportunas.

Moore, un exjuez de tendencia ultraderechista, ha sido acusado por cinco mujeres de haber abusado sexualmente de ellas cuando eran adolescentes y él rondaba la treintena.

El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano Paul Ryan, y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, han pedido a Moore que se haga a un lado y retire su candidatura a las elecciones especiales que se celebrarán el 12 de diciembre en Alabama.

Por su lado, el candidato republicano, que ahora tiene 70 años, ha tachado de "rotundamente falsas" las acusaciones y las ha achacado a "un intento desesperado del partido nacional demócrata y del Washington Post de atacar políticamente" a su campaña, en referencia al diario que destapó las denuncias en primer lugar.

Moore está alineado con la llamada "derecha alternativa" radical que propugna el exestratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon y ganó las primarias republicanas en Alabama a otro candidato, Luther Strange, que tenía el respaldo de la cúpula del partido y del presidente Trump.

Trump, que vuelve hoy de una larga gira en Asia, no ha hablado personalmente sobre las acusaciones a Moore, que comenzaron el pasado jueves, y su portavoz, Sarah Huckabee Sanders, ha comentado la cuestión de manera ambigua.

"Como la mayoría de los estadounidenses, el presidente cree que no podemos permitir que una mera acusación -en este caso, una de hace muchos años- destruya la vida de una persona. Sin embargo, el presidente también cree que si estas acusaciones son ciertas, el juez Moore hará lo correcto y se retirará", indicó Sanders.