Diario Vasco

Barcelona, 14 nov (EFE).- El partido de la Supercopa de Cataluña que deben jugar el Barcelona y el Espanyol se ha trasladado al mes de marzo, por acuerdo de los clubes y la Federación Catalana, que mantiene el Camp d'Esports de Lleida como sede del torneo.

La previsión era que la recién creada Supercopa de Cataluña se jugase el 13 de diciembre, pero el conocimiento de los horarios de la Liga en esas fechas ha impedido mantener la idea inicial.

Así lo han acordado hoy en la sede de la Catalana el presidente Andreu Subías y representantes del FC Barcelona y RCD Espanyol. La idea es jugar el partido el 7 o el 14 de marzo en el campo del Lleida, aunque ello quedará en suspense también a la espera de conocer el sorteo de los octavos de final de la Liga de Campeones, en el que muy probablemente entrará el Barça.