Diario Vasco

Girona, 14 nov (EFE).- El exdelegado de la Generalitat en Girona, Eudald Casadesús, destituido al aplicarse el artículo 155, ha dicho hoy que las consellerias de Economía y Asuntos Exteriores, que encabezaban Oriol Junqueras y Raül Romeva, respectivamente, no estaban preparadas para afrontar la declaración de independencia.

Casadesús (PDeCAT) ha manifestado en una entrevista a Ràdio Girona que resulta "evidente que (Cataluña) no estaba preparada" para la secesión unilateral.

Este político, que volverá a la docencia en un instituto de Ripoll, ha admitido la tesis de ERC de que no se había previsto "que podía haber un escenario de violencia", en referencia al 1-O, pero ha añadido que había "algunas consellerias claves" que carecían de "la estructura suficiente como para aplicar la República".

El exdelegado se ha referido concretamente a la de Economía por carecer de "recursos previstos para poder aguantar cuatro, cinco o seis meses" en los que pagar "perfectamente a funcionarios".

Otra conselleria "clave" para Eudald Casadesús era la que encabezaba Raül Romeva, convencido de que, para una declaración de independencia, es necesario que, "en los primeros días, haya algún país que internacionalmente te reconozca".

Para Casadesús, "los hechos" demuestran que Cataluña no estaba preparada y añade que, "al día siguiente de la proclamación de la República y la posterior aplicación del 155, ya se ha visto el recorrido que ha habido".

Respecto a la marcha atrás de Carles Puigdemont para convocar elecciones autonómicas, el exdelegado del Govern en Girona entiende que hubo "miedo a que hubiese una frustración generalizada de mucha gente".

El exdelegado del Govern en Girona considera que la mejor opción hubiese sido la que trabajó Santi Vila, que dimitió como conseller antes de la proclamación de la independencia y buscó frenar lo que se calificaba como choque de trenes.

Casadesús ha manifestado también sus preferencias por que el PDeCAT se presente bajo sus propias siglas a los comicios del 21D y ha subrayado que, aunque "sin renunciar a nada", se ha puesto en evidencia la imposibilidad del lema 'tenemos prisa' para un reto "de esta magnitud" y que hacen falta "mayorías cualificadas".