Diario Vasco

Copenhague, 14 nov (EFE).- Un juzgado de Oslo inició hoy el proceso contra el Estado noruego por una demanda de dos grupos ecologistas, que acusan a las autoridades de violar la Constitución al abrir nuevas áreas en el Ártico a la explotación petrolera.

El Gobierno concedió en 2015, por primera vez en veinte años, licencias petroleras en una nueva área del mar de Barents, lo que según Greenpeace y Naturaleza y Juventud quebranta el artículo 112 de la Carta Magna, que garantiza el derecho a un medio ambiente sano y seguro a las futuras generaciones.

Aparte de violar ese artículo, que nunca había sido invocado ante un tribunal noruego, la decisión de las autoridades es contraria a los compromisos adquiridos por Noruega en el Acuerdo de París contra el cambio climático, sostienen estas organizaciones.

"Es un gran día para los que combatimos el cambio climático y a los gobiernos avariciosos. Permitiendo nuevas explotaciones en el Ártico, el Gobierno noruego pone en riesgo a hogares, la salud y las familias, y debería ser hecho responsable", dijo en un comunicado el director de Greenpeace Noruega, Truls Gulowsen.

Los demandantes resaltaron además que el caso podría sentar precedente para futuras demandas parecidas en otros países.

El fiscal general, Fredrik Sejersted, criticó hoy en el inicio del juicio -que durará diez días- que se use un tribunal "como arena política" y lamentó lo que considera una "americanización" del derecho noruego.

Las autoridades de este país nórdico, principal exportador de petróleo y de gas en Europa Occidental, han concedido en esta ronda de concesiones licencias a 13 petroleras de varios países, entre ellas la noruega Statoil -controlada por el Estado-, que ya empezó sus operaciones el pasado verano.