Diario Vasco

Nairobi, 14 nov (EFE).- Human Rights Watch (HRW) denunció hoy que los tanzanos que emigran a Omán y Emiratos Árabes Unidos (EAU) para desempeñarse como trabajadores domésticos, una tendencia al alza según la organización, afrontan explotación, y abuso físico y sexual, en especial las mujeres, desprotegidas por la legislación.

"Las empleadas domésticas en Omán y Emiratos Árabes Unidos (EAU) afrontan horas de trabajo excesivas, impago de salarios, y abusos sexuales y físicos", señala HRW en un comunicado difundido hoy, conclusión de un informe titulado "Trabajando como robots".

Para la organización, en esos países se abusa de los programas de visados patrocinados y de los "agujeros" en las políticas tanzanas dejan "a las mujeres expuestas a la explotación".

"Trabajadoras que huyeron de empleadores abusivos nos contaron que la policía o los empleados de su propia embajada les obligaron a regresar o que tuvieron que entregar sus salarios o ahorrar durante meses para reunir el dinero para pagar un billete a casa", indica en el texto Rothna Begun, investigadora de derechos humanos de HRW para Oriente Medio.

También se mencionan otros despotismos, como la confiscación de los pasaportes por parte de los empleadores o de los agentes "reclutadores".

La organización explica que la mayoría de los trabajadores domésticos en los países del Golfo son asiáticos, sobre todo de países como Indonesia, Filipinas o India, pero que esos Estados han incrementado las medidas de protección frente a la explotación.

Por ello, los reclutadores de empleados han puesto la vista hacia el Este de África.

"Miles de empleadas domésticas tanzanas están en Medio Oriente. Mientras que algunas tienen condiciones laborales decentes, otras sufren abusos", expone HRW, después de un estudio que se basa en entrevistas con trabajadores, funcionarios tanzanos y reclutadores, entre otros.

Ante esta situación, la organización insta a Tanzania a revisar su normativa para asegurar que las mujeres emigran con unas condiciones mínimas y establecer estándares sobre cómo las agencias deben asistir a los trabajadores que reclutan en caso de abuso.