Diario Vasco

Río de Janeiro, 14 nov (EFE).- El Corinthians tan sólo necesita vencer en casa al Fluminense mañana para alzar su séptimo título del Campeonato Brasileño con tres jornadas de anticipación, en partido correspondiente a la 35ª jornada, que se disputará entre mañana y el jueves.

Líder desde la quinta jornada, el Corinthians aventaja en diez puntos al segundo clasificado, el Gremio, por lo que apenas necesita una victoria en uno de los cuatro partidos que le quedan para finalizar la Liga para ganar el "Brasileirao", algo que hizo por última vez en 2015.

De la mano del desconocido Fábio Carille, quien se estrenaba en la elite, el equipo paulista, que no partía entre los favoritos cuando se inició el torneo, sorprendió a todo el mundo con una gran primera vuelta en la que terminó invicto y le sirvió para adquirir una ventaja suficiente para no verse superado por sus rivales.

En el caso de no consiga vencer al Fluminense, el Corinthians dispondría de otras tres oportunidades para ser campeón: contra el Flamengo (fuera), Atlético Mineiro (casa) y el Sport Recife (fuera).

También podría serlo si sus inmediatos perseguidores, el Gremio y el Palmeiras (tercero a once puntos), no ganan los cuatro partidos que les quedan.

Para el partido contra los cariocas, regresa al equipo el goleador Jo, ausente por sanción el sábado ante el Avaí, aunque son baja el portero Cássio, con la selección brasileña, y el defensa paraguayo Fabián Balbuena, sancionado. El joven Caíque França y Pedro Henrique deben ocupar sus puestos respectivamente.

El Corinthians, segundo equipo más popular de Brasil, contará con el apoyo de su fiel afición, que acabó en pocas horas las 45.000 entradas puestas a la venta para el decisivo partido.

Otro de los atractivos del partido será el duelo entre los dos máximos goleadores del torneo: Henrique Dourado (Fluminense), quien lleva 17 goles, y Jo (Corinthians), con 16.

El Fluminense, por su parte, necesita de una victoria para certificar su permanencia en Primera división, tras una irregular temporada en la que ocupa actualmente la 14ª posición, a siete puntos del descenso cuando faltan doce por disputarse.

El técnico Abel Braga contará con el regreso del propio Henrique Dourado y del ecuatoriano Júnior Sornoza, bajas en la derrota del domingo contra el Cruzeiro por sanción.

Por su parte, el Gremio, segundo, está obligado a ganar en casa al Sao Paulo para mantener vivas sus escasas opciones al título y esperar un tropiezo del Corinthians.

Los de Porto Alegre alinearán a su once titular como forma de preparar la ida de la final de la Copa Libertadores, el miércoles de la próxima semana en casa contra el Lanús argentino.

El otro remoto aspirante, el Palmeiras, recibe en casa este jueves al Sport Recife, primer equipo en zona de descenso y que está obligado a ganar en Sao Paulo para no comprometer todavía más su permanencia la próxima temporada en la elite del fútbol brasileño.

En la lucha para la próxima Libertadores, el Santos, tercero, visitará en Salvador al Bahía, noveno y que tiene a cuatro puntos la máxima competición continental el próximo año.

El Botafogo, sexto, recibe en casa al colista, el Atlético Goianiense, que podría consumar su descenso este jueves en caso de derrota.

El Flamengo, que ocupa la sexta y última plaza con billete a la Libertadores, con un punto más que el Vasco da Gama, tendrá una difícil salida contra un Coritiba en la zona baja que apenas tiene cuatro puntos más que el Sport Recife y que todavía no respira tranquilo.

También en la zona baja, el Chapecoense, un año después de la tragedia aérea en la que murió la mayor parte de su plantilla, podría certificar su permanencia tras una dura temporada si gana en casa al Vitoria de Salvador, el primer equipo fuera de la zona de descenso, que tiene a solamente tres puntos.

- Partidos de la 35ª jornada:

. Miércoles: Ponte Preta-Atlético Paranaense, Cruzeiro-Avaí, Gremio-Sao Paulo, Vasco da Gama-Atlético Mineiro y Corinthians-Fluminense.

. Jueves: Botafogo-Atlético-Goianiense, Palmeiras-Sport Recife, Chapecoense-Vitória, Coritiba-Flamengo y Bahía-Santos.