Diario Vasco

Madrid, 14 nov (EFECOM).- La mayoría de partidos del Congreso ha apoyado hoy pedir al Gobierno una nueva regulación del crédito "rápido", normalmente de importes menores, que prestan entidades no financieras y no son supervisadas por el Banco de España ni por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El pleno del Congreso aprueba hoy, a falta de la votación, una proposición no de ley del grupo parlamentario del PP con el apoyo de PSOE, Ciudadanos, PNV, PDeCAT y Foro Asturias, entre otras formaciones, y con la abstención de Unidos Podemos y Compromís.

La iniciativa insta al Gobierno a establecer una nueva regulación que refuerce la protección de los usuarios de servicios financieros prestados por entidades no supervisadas por ningún organismo oficial, respetando el principio de libertad de empresa, con el fin de evitar que se produzcan situaciones abusivas o de usura.

La diputada del PP Susana López Ares ha señalado que la regulación se refiere sólo a las empresas que "se aprovechan del vacío legal existente" e imponen unos tipos de interés abusivos o de "usura".

Ha explicado que se trata de préstamos de pequeñas cuantías, con plazos de devolución cortos y que proceden de prestamistas con empresas ubicadas en paraísos fiscales, por lo que ha reiterado la necesidad de proteger a estos "consumidores vulnerables".

Según la proposición, el sector de los minipréstamos privados concedidos por entidades no financieras ha experimentado un importante crecimiento tanto por la situación de crisis económica como por las dificultades de las entidades financieras para facilitar financiación.

Estos prestamistas ofrecen cantidades que varían entre 50 y 500 euros, a unos plazos de entre cinco y treinta días, que se devuelven en una única cuota sin necesidad de presentar ni nómina ni aval.

El diputado socialista Javier Lasarte ha afirmado que es necesaria una nueva ley porque en muchas ocasiones las elevadas deudas que acarrean estos préstamos pueden acabar en suicidio y ha recordado la Ley de la Usura o Ley Azcárate de 1908 y que hay que renovar.

Esta ley considera nulo todo contrato de préstamo que estipule un tipo de interés notablemente superior al normal del dinero y que sea manifiestamente desproporcionado, sin embargo no establece un tipo de interés por encima del cual el interés aplicado a un contrato de préstamo se pueda considerar abusivo, y es el propio Tribunal Supremo el que va dictando doctrina al respecto.

El portavoz parlamentario de Economía de Unidos Podemos, Alberto Montoro, ha lamentado que sean los bajos salarios los que hayan inducido a los consumidores "más vulnerables" a recurrir a este tipo de préstamos y ha dicho que el ajuste llevado a cabo por el Gobierno se ha producido sobre todo en los salarios más bajos.

Montero ha pedido supervisión, pero también ayudas, a este colectivo ya que "los ciudadanos son mucho mejor pagadores que la banca".

El diputado de Ciudadanos Francisco de la Torre ha señalado que se debe proteger más y mejor a los consumidores financieros y que durante la crisis también han fallado las entidades bancarias reguladas, como la "estafa" de las preferentes.