Diario Vasco

México, 14 nov (EFE).- La lucha contra el cáncer debe fijar su objetivo en mejorar la detección en los "países oncológicamente subdesarrollados", donde habitan la mayoría de las personas a las que se ha diagnosticado esta enfermedad, dijo hoy el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez.

En la inauguración de la Cumbre Mundial de Líderes de Cáncer (WCLS, por sus siglas en inglés) en Ciudad de México, Vázquez, médico de profesión, señaló que "la detección en fase avanzada y el aumento de la carga de la enfermedad, así como las dificultades del acceso a diagnóstico y tratamiento", son problemas frecuentes en países de ingresos bajos.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, aseguró en la misma ceremonia organizada por la Unión Internacional contra el Cáncer que "cerca del 70 % de las muertes se producen en los países de ingresos medios y bajos, donde pocos pacientes tiene acceso a un tratamiento".

"Más del 90 % de los países de ingresos altos ofrecen tratamiento a los enfermos oncológicos, mientras que en los países de ingresos bajos la cifra es inferior al 30 %", aseveró.

"El cáncer es, en consecuencia, una de los padecimientos que refleja la desigualdad económica que afecta al mundo", afirmó Peña Nieto.

En ese sentido, el mandatario uruguayo destacó la necesidad de diferenciar a los países desde el punto de vista oncológico, calificándolos como "oncológicamente desarrollados" y "oncológicamente subdesarrollados".

En los primeros, alabó el trabajo de los servicios sanitarios, sobre todo sus "sus programas de prevención de cáncer para diagnóstico oportuno" y la información y educación accesible a "amplísimos sectores de la población".

"En consecuencia, diagnostican el cáncer en etapas más cercanas y gastan menos dinero para su tratamiento", aseveró.

Por contra, los países en desarrollo no gozan de programas educativos de calidad que alerten a la población para una mejor concienciación del peligro de las neoplasias cuando se detectan en fase avanzada.

Los principales factores de riesgo que pueden evitarse para reducir la aparición de la enfermedad son el consumo de tabaco y alcohol, el índice de masa corporal elevado, una dieta no saludable y la falta de actividad física.

Vázquez aconsejó "involucrar a los gobiernos, a la sociedad civil, a las entidades empresariales" y, en definitiva "a todos, en la lucha contra estas enfermedades".

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 8,8 millones de defunciones fueron ocasionadas por el cáncer, traduciéndose en que 1 de cada 6 muertes es consecuencia de un tumor maligno.

"Unidos podremos vencer a esta pandemia terrible que conoce la humanidad como nunca conoció la civilización humana", concluyó.

La Cumbre Mundial de Líderes de Cáncer, la primera vez que se celebra en América Latina, reúne a 300 expertos de 70 países en esta materia.