Diario Vasco

Abu Dabi, 14 nov (EFE).- Cepsa estima que la demanda de petróleo será en 2030 un 10 % mayor que la de ahora, al considerar que la electrificación del transporte tendrá un impacto muy limitado, que crecerán los productos químicos a partir del petróleo y que habrá un mayor consumo de crudo en las economías asiáticas.

La petrolera, propiedad del fondo Mubadala de Abu Dabi, ha presentado hoy en la Conferencia y Exposición Internacional del Petróleo (ADIPEC, según sus siglas en inglés) la primera edición del informe Cepsa Energy Outlook, que marcará la revisión de su plan estratégico para 2030.

El director de Estrategia y Desarrollo Corporativo de Cepsa, Héctor Perea, ha dicho que el estudio "desmitifica" el impacto que tendrá la electrificación del automóvil en el consumo de carburantes, que será muy limitado.

El informe estima que en 2030 se consumirán 10 millones de barriles de petróleo más al día, principalmente por la demanda del transporte y la industria petroquímica, y que la demanda pasará de 95 millones de barriles de petróleo al día en 2015 a 105 millones en 2030.

No obstante, el crecimiento de la demanda en esos quince años, del 0,7 %, será inferior al que hubo de 2000 y 2015, en que aumentó un 1,4 %, debido a la mayor eficiencia energética.

La evolución de la demanda presenta diferencias por regiones, de forma que en el citado periodo el crecimiento será de un 5,1 % en China y de un 3,8 % en India, mientras en Estados Unidos descenderá un 1,8 % y en Europa un 2,6 %.

Ha añadido que Cepsa espera seguir haciendo negocio "por mucho tiempo", pues el petróleo no sólo sirve para abastecer los coches, al tiempo en que ha insistido en que el impacto del vehículo eléctrico será limitado.

Ha explicado que la renovación de la flota será paulatina y que las previsiones de Cepsa de ventas de coches eléctricos (eléctricos puros e híbridos enchufables) son de un 15 % en 2030, y que aunque se llegara al 100 % de ventas en esa fecha, todavía quedaría un 85 % de vehículos de combustión interna.

En el caso de España, el estudio señala que el impacto del coche eléctrico en la demanda de combustible en 2030 sería del 1 %, es decir de alrededor de medio millón de toneladas de petróleo frente a 51 millones.

También ha citado el crecimiento de un 2,9 % desde el 2015 al 2030 en la demanda de productos químicos, con un mercado que al final de esos quince años será el doble que al comienzo del periodo.

La capacidad de producción de la industria química será un 35 % superior a la de 2015, y la producción pasará de 506 millones de toneladas en 2015 a 967 millones en 2030, con un 70 % del incremento procedente de Asia.

En cuanto a los productos del petróleo, el diésel será el que más crezca de 2015 a 2030, con un aumento del 5,3 %; seguido de las naftas, con un 2,7 %, y la gasolina, con un 2,1 %, mientras el fueloil sufrirá la mayor caída de 2015 a 2030, un 2,6 %, por su sustitución en centrales de generación eléctrica y la industria.

En cuanto al refino, para atender la demanda de 10 millones de barriles de petróleo al día adicionales en 2030, habrá que incrementar la oferta en 7 millones de barriles al día, y la demanda crecerá más en los nuevos países de gran consumo que en Europa, donde disminuirá en un millón de toneladas.

A pesar de ello, el responsable del estudio ha descartado cualquier reducción en las refinerías españolas, en las que se han hecho grandes inversiones y son muy competitivas.

El consejero delegado de Cepsa, Pedro Miró, ha indicado al inicio de la presentación del estudio que se trata de un punto de partida para encarar el futuro en un sector en cambio, así como para generar valor a la compañía y a su accionista Mubadala.