Diario Vasco

Madrid, 14 nov (EFE).- Los pacientes con dependencia grave del alcohol que acuden a los grupos de mutua ayuda aumentan el periodo de abstinencia en 44 meses, casi cuatro años, en comparación con los que no lo hacen y, además, reducen la tasa de recaídas y abandono del tratamiento.

Lo asegura el servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid tras realizar un proyecto desde 2010 para integrar las asociaciones de pacientes dentro de la planificación terapéutica que ofrece este centro y mejorar la fidelidad de estas personas y sus familiares a su control sanitario.

Los resultados del proyecto, denominado Ayúdate, ayúdanos, según informa el 12 de octubre en un comunicado en la víspera del Día Mundial sin Alcohol, han sido publicados en la revista Alcohol and Alcoholism.

Para llegar a esta conclusión, los psiquiatras del hospital analizaron durante los últimos seis años la evolución de 250 pacientes divididos en dos grupos: los que realizaron el modelo terapéutico tradicional (123) y los que lo complementaron con la asistencia a sesiones organizadas por asociaciones de mutua ayuda (126).

Así. el estudio ha puesto de manifiesto que los pacientes del segundo grupo aumentaron en casi cuatro años el periodo de abstinencia en relación al primero.

Además, apenas el 30 % de ellos sufrió una recaída en el último año de seguimiento y solo el 9 % abandonó el tratamiento.

Por su parte, el periodo medio del primer grupo sin ingerir alcohol fue de 29 meses, más del 77 % recayó y cerca del 22 % dejó el programa de tratamiento.

El trabajo realizado por los profesionales sanitarios y las asociaciones, según el comunicado, ha demostrado su eficacia ya que no solo mejora el pronóstico de estos pacientes sino que también "consolida su adherencia terapéutica".