Diario Vasco

Madrid, 14 nov (EFE).- El consejero delegado de Kutxabank, Francisco Javier Lurueña, ha invocado hoy en el Senado el secreto bancario para negarse a informar a la Cámara alta sobre créditos condonados por el BBK al PSOE en 2006, lo que le ha valido una bronca del PP, que le ha acusado de falta de transparencia.

Lurueña ha comparecido a instancias del grupo popular en la Comisión de Investigación sobre la Financiación de los Partidos Políticos, donde el PP pretende aclarar los mecanismos por lo que diversos créditos concedidos al PSOE y al PSC fueron perdonados por varias entidades bancarias.

Sin embargo, el directivo de Kutxabank, banco resultante de la fusión en 2012 de las antiguas BBK, Kutxa y Caja Vital, ha recordado que las entidades de crédito están obligadas por ley a preservar el secreto bancario y por ello no podía aportar "datos concretos" sobre posiciones, operaciones y cuentas de sus clientes.

El portavoz del grupo popular, Luis Aznar, le había preguntado por dos cantidades aparentemente adeudadas por el PSOE al BBK, identificadas en un informe del Tribunal de Cuentas, por valor del 10,2 millones de euros y 10,3 millones respectivamente.

En las dos operaciones se apreciaba un desfase porque mientras el PSOE aseguraba haber pagado la deuda, el banco no lo había comunicado al órgano fiscalizador.

La negativa de Lurueña a confirmar estos extremos ha llevado al senador del PP a reprobarle que hubiera decidido dar la respuesta "no fácil, facilona", le ha hecho ver que se investigan "temas muy serios" y le ha apuntado que no tenía "mucho sentido" que se amparara en el secreto bancario sobre este asunto en concreto.

Aznar ha recordado que en sus informes sobre la contabilidad de los partidos, el Tribunal de Cuenta siempre se queja de la falta de colaboración de los bancos, y ha remarcado que en España se está haciendo un esfuerzo de transparencia en el que los bancos "han participado muy poquito".

"Me hubiera gustado poder decir hoy aquí que el banco al que usted representa es un banco colaborador y un banco que busca la transparencia, como estamos buscando todos", ha aseverado, para lamentar a renglón seguido que Kutxabank no diera "ejemplo" de esa transparencia.

El directivo de Kutxabank ha señalado por su parte que, aunque pareciera una "excusa", le resultaba "absolutamente imposible ofrecer datos concretos de clientes concretos" por las normas a las que están sujetas las entidades crediticias.

Además, ha recordado que su banco facilita al Banco de España y al Tribunal de Cuentas toda la información que le requieren porque en ambos casos el secreto bancario "no opera".

Sin embargo, Luis Aznar le ha advertido de que será "cuestión de tiempo" que tengan que facilitar la documentación requerida porque con el tiempo la exigencia de transparencia será "cada día mayor", y le ha anunciado que cuando el Tribunal de Cuentas envíe a la comisión las aclaraciones sobre las operaciones investigadas se volvería a requerir su presencia para que las explicara.