Diario Vasco

Málaga, 13 nov (EFE).- El Unicaja recibe este martes al Zalgiris Kaunas lituano en la séptima jornada de la Euroliga, un partido al que llegan ambos empatados a tres victorias y otras tantas derrotas, por lo que la intención del equipo malagueño es lograr un triunfo con el que dar un salto en la clasificación del torneo continental.

La formación que dirige Joan Plaza venció sus dos anteriores partidos en la Euroliga, ante el Anadolu Efes turco (74-79) y la pasada semana al Estrella Roja de Belgrado (79-65), pero afronta este nuevo compromiso con la decepción que supuso caer el domingo en la cancha del Delteco GBC (71-63) en la Liga Endesa.

Esa derrota frente al conjunto guipuzcoano, no esperada en el Unicaja, deja al equipo en la ACB con cuatro triunfos y cuatro partidos perdidos, mediocre balance que se puede achacar a lo saturado y complicado del candelario entre el torneo continental y el doméstico.

Así, con solamente un día de recuperación y un viaje a San Sebastián tras el partido del viernes en Málaga ante el Estrella Roja, se pudo argumentar en parte la derrota del domingo, pero el martes ante el Zalgiris volverá a ser lo mismo en cuanto a horas de recuperación.

Además, esta semana se completa con la visita del jueves en la Euroliga al Real Madrid y el partido del domingo en Andorra en la novena jornada de la Liga Endesa.

El Unicaja se ha enfrentado en doce ocasiones al Zalgiris, seis de ellas en Málaga con tres victorias para cada uno, con el último procedente de 2013, cuando se impusieron los lituanos por 67-83.

El Unicaja ganó por última vez en Málaga al Zalgiris en 2011, en la fase regular de la máxima competición europea por el resultado de 85-78.

El encuentro dará comienzo a partir de las 20.45 horas en el Palacio José María Martín Carpena con el arbitraje del serbio Belosevic, el esloveno Petek y el montenegrino Koljensic.