Diario Vasco

Berlín, 13 nov (EFE).- La Audiencia Territorial de Hamm (oeste de Alemania) decidió hoy admitir para su estudio el recurso presentado por un campesino peruano contra el gigante eléctrico RWE, al que culpa del deterioro del entorno natural andino.

Después de ser rechazada en primera instancia, la Audiencia Territorial celebró hoy una vista para escuchar a ambas partes -el agricultor, Saúl Luciano Lliuya, y el abogado del consorcio energético- y marcó la fecha del 30 de noviembre para anunciar una "posible toma de pruebas" y consiguiente apertura del proceso.

Lliuya, asesorado por la ONG medioambiental alemana Germanwatch, llevó su caso a Hamm tras haber visto desestimada su demanda civil en primera instancia en la Audiencia de Essen, y, en declaraciones a Efe, se mostró "esperanzado" ante la posibilidad de que ahora la Justicia alemana asuma su caso.

"Vivo con mi familia en Huaraz, bajo unas lagunas que están a 4.400 metros de altura y que amenazan inundar nuestras casas, ya que están creciendo como consecuencia de la desglaciación", añadió Lliuya, para quien todo ello es un efecto del calentamiento global.

El campesino, de 37 años y padre de tres hijos, admite que la decisión en primera instancia le dejó "pocos ánimos" para presentar el recurso, pero que se determinó a hacerlo ante el apoyo recibido de esa ONG y para "hacer recapacitar al mundo" de las consecuencias "sobre la vida de las personas" del cambio climático.

Lliuya reclamaba entonces a RWE un 0,47 % del coste que se estima acarreará proteger debidamente su casa y el resto de hogares amenazados, lo que equivalía a 17.000 euros en medidas de prevención.

Germanwatch consideró que la Audiencia de Hamm "escribió ya una página en la historia judicial" porque, a su parecer, "ha dejado claro que los grandes emisores como RWE están obligados, en principio, a apoyar a las víctimas del daño climático que provocan en países pobres".

El hecho de marcar una nueva fecha, en caso para anunciar una decisión, no implica "una decisión previa" a favor del demandante o del demandado, explicó a Efe el portavoz de la Audiencia, Christian Nubbemeyer.

"Todo juez alemán escucha en este tipo de procesos civiles a ambas partes, les da la oportunidad de ampliar su explicación por escrito y marca una fecha para anunciar su decisión", añadió.

Lo esencial ahora, para llevar adelante el proceso, es que el demandante esa capaz de demostrar que RWE es responsable directo del deterioro del entorno andino.

La Audiencia de Essen desestimó hace aproximadamente un año su demanda de compensación económica por considerar que la querella era en parte inadmisible y en parte injustificada.

Germanwatch considera que el proceso puede sentar jurisprudencia y argumenta que aproximadamente la mitad de la población de Huaraz, una ciudad de 100.000 habitantes a 450 kilómetros de Lima, está amenazada en caso de que se desborde esa laguna como consecuencia del derretimiento de los glaciales superiores.

"Es muy triste ver cómo se destruyen los Andes. Es triste para nosotros y debería serlo para todo el mundo", sostiene Lliuya, que señala a RWE como uno de los "mayores consorcios contaminantes a escala mundial".

Para él, Huaraz es un ejemplo claro en medio de una catástrofe global, un caso que debe analizarse urgentemente, dijo, por ir más allá de las cuestiones "teóricas" que se analizan en estos días en la cumbre del clima que se celebra en Bonn, también en Alemania.