Diario Vasco

Sevilla, 13 nov (EFE).- La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha censurado hoy lo que ha considerado "avaricia desmedida" de los laboratorios, "que venden algunos medicamentos al precio que les da la gana porque saben que juegan con la desesperación, la angustia y el miedo de muchas familias".

Díaz ha presidido en Sevilla una cumbre de casi un centenar de directivos del sistema sanitario público andaluz que ha supuesto un cierre de filas frente a los "ataques, fuertes, brutales y nada inocentes" que, en su opinión, promueve la sanidad privada.

Ha advertido de que las tensiones registradas este año entre administraciones y laboratorios para rebajar el precio de fármacos contra la hepatitis C han sido "una gota en el mar" frente a futuros fármacos que están a punto de aprobarse en Europa y en España, que se ofrecerán "a precios de seis dígitos".

La presidenta andaluza ha proclamado "con claridad y con firmeza" su defensa de la sanidad pública, que ha definido como "el buque insignia" de las políticas sociales de la Junta de Andalucía.

"Han intentado deteriorar la confianza de los andaluces con su sanidad pública, con unos ataques que no han sido inocentes y que escondían el negocio de la sanidad privada", ha denunciado.

Díaz ha aludido, sin citarla, a la oferta lanzada este verano por la Fundación Idis -defensora de la sanidad privada- de acabar con las listas de espera quirúrgicas el 1 de enero de 2018 a cambio de 1.500 millones de euros de los gobiernos autonómicos y ha dicho que "ha enseñado la patita de lo que había en esa campaña brutal que hemos tenido que soportar".

Para la presidenta andaluza, "tampoco ha sido inocente" que el grupo hospitalario privado Pascual -al que tampoco ha citado expresamente- obstaculizase la renovación de los conciertos con sus clínicas de Cádiz porque, ha denunciado Díaz, "pretendían forzarnos, como Gobierno, a entregar la cuchara y tener que concertar por encima de lo que los profesionales creían necesario y conveniente".

"La sanidad pública andaluza sigue siendo una referencia dentro y fuera de nuestra tierra y no se discute en la puerta de un hospital cuánto vale un tratamiento, sea el que sea", ha concluido.