Diario Vasco

Santiago de Chile, 13 nov (EFE).- La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela "en el exilio" declarará próximamente la apertura de un canal humanitario para paliar la escasez de alimentos y medicamentos, dijo hoy a Efe la magistrada Elenis Rodríguez, que está asilada en Chile.

"Los venezolanos se están muriendo no solo de hambre, sino por la escasez de insumos médicos y medicamentos", afirmó Rodríguez, que forma parte del grupo de 18 magistrados designados por el Parlamento, de mayoría opositora, que el mes pasado se configuraron como "Tribunal Supremo en el exilio" en una ceremonia en la Organización de Estados Americanos (OEA).

La jueza sostuvo que el fallo se emitirá "en las próximas horas" y se solicitará el respaldo de organismos internacionales, como las Naciones Unidas o la OEA, para que el presidente Nicolás Maduro acate el establecimiento del canal humanitario.

Rodríguez precisó que el TSJ recibió una denuncia de venezolanos asistidos por la Federación Interamericana de Abogados en la que se solicitaba que el tribunal se pronuncie sobre la apertura del canal humanitario.

La magistrada denunció que el Poder Judicial venezolano se ha convertido en un "paredón para ajusticiar a todos aquellos que piensan distinto al régimen de Nicolás Maduro".

Elenis Rodríguez forma parte del grupo de seis magistrados del TSJ que están asilados en Chile, adonde llegaron después de solicitar protección a la embajada chilena en Caracas.

Tres de los jueces que permanecen en Chile forman parte además del "Tribunal Supremo en el exilio", constituido en Washington el 13 de octubre con 18 de los 33 magistrados designados por el Parlamento venezolano.

Rodríguez explicó que la búsqueda de apoyo internacional para el canal humanitario incluirá el Parlamento Europeo, el Mercosur y los doce países latinoamericanos que conforman el llamado Grupo de Lima.

Zuleima del Valle, otra de las juezas asiladas en Chile, dijo a Efe que la apertura del canal humanitario es "urgente" porque hay enfermos de cáncer que han muerto por no tener acceso a los medicamentos necesarios.

"Una caja de huevos cuesta la mitad del salario mínimo. Es increíble e insostenible la situación en Venezuela", manifestó la jueza.