Diario Vasco

Bruselas, 13 nov (EFE).- El seleccionador de Bélgica, el español Roberto Martínez, quitó hoy hierro a las declaraciones en las que el centrocampista Kevin de Bruyne criticó el sistema táctico de los Diablos Rojos y aseguró que no cambiará su planteamiento de juego pese a las críticas del futbolista del Manchester City.

"No considero los comentarios de De Bruyne como un ataque personal. Fue sólo una opinión, y todos los jugadores pueden tener una", declaró el seleccionador en la conferencia de prensa previa al encuentro amistoso que Bélgica disputará mañana contra Japón en Brusjas.

Tras empatar 3-3 en Bruselas el pasado viernes, De Bruyne declaró el domingo a la prensa que la selección no estuvo fina a nivel táctico.

"No quiero generalizar, porque en ocasiones hemos sido víctimas de un mal terreno de juego, como en Bosnia. Pero creo que nos basamos siempre en el talento puro. Tácticamente, no está bien", declaró el centrocampista.

De Bruyne agregó que "es una lástima no haber encontrado aún una solución" al problema y señaló que hay dos opciones: defender abajo o presionar arriba.

"Contra México hicimos las dos cosas al mismo tiempo. Resultado: el equipo se partió en dos, entre los defensas delante de su área y el resto de jugadores que presionaba arriba y teníamos mucho espacio que gestionar en el medio campo. El viernes éramos 5 belgas contra 7 mexicanos en el centro del campo. Así es imposible controlar el juego. Por eso los mexicanos tuvieron un 65 % de posesión", lanzó la estrella belga.

El seleccionador, que hasta ahora no había tenido nunca un desencuentro con De Bruyne, insistió en que el jugador fue "sincero", y dijo no tener nada que reprocharle.

"No fue una falta de respeto. Evidentemente, sus declaraciones no van a cambiar mi forma de trabajar, está claro", agregó Martínez, que recordó que, con Bélgica clasificada para el Mundial de Rusia 2018, los partidos amistosos sirven de "preparación" para ese torneo.

Y sobre la crítica de De Bruyne sobre el partido contra México, el seleccionador señaló que Bélgica aún no sabe "evolucionar en el terreno desde un punto de vista táctico".

"El objetivo era hacer una gran presión, pero cuando juegas con cinco defensas que se quedan siempre atrás, es imposible meter presión al adversario", señaló.