Diario Vasco

Riad, 13 nov (EFE).- El Fondo Árabe Saudí suspendió hoy la actividad de una empresa propiedad de uno de los detenidos en la gran operación contra la corrupción de la semana pasada, por no respetar las normas bancarias contra el blanqueo de dinero y la financiación del terrorismo.

En un comunicado, el organismo estatal informó de que "avisó a la empresa en varias ocasiones para que corrigiera su situación" y, hasta que no lo haga y obtenga la aprobación del fondo, su actividad queda suspendida de forma temporal.

Asimismo, dijo que adoptará "medidas adicionales" en el caso de que la empresa "Hijos de Saleh Husein al Amudi", que opera en el mercado de divisas, no regularice su situación.

Los dueños de la compañía pertenecen a la familia del multimillonario Al Amudi, que se encuentra entre los más de 200 detenidos la semana pasada, acusados de corrupción por las autoridades del reino.

Al Amudi tiene nacionalidad etíope, país donde nació, además de la saudí.

El 5 de noviembre, Arabia Saudí arrestó a decenas de príncipes, políticos en puestos claves y grandes empresarios, entre los que están el director del imperio televisivo saudí MBC, Al Walid al Ibrahim, o el príncipe Al Walid bin Talal, el hombre más rico del país y dueño del fondo de inversión Kingdom Holding Company (KHC).

La ONG Human Rights Watch denunció estas medidas y señaló su preocupación respecto a que "las autoridades saudíes están deteniendo a personas en masa sin explicar las bases de su detención".

Pero la Fiscalía saudí, que estima que unos 100.000 millones de dólares fueron malversados o malgastados, afirmó que no revelará los detalles sobre las identidades de los implicados y las acusaciones contra ellos "para asegurar que gocen de las garantías legales plenas ofrecidas por el sistema judicial".