Diario Vasco

México, 13 nov (EFE).- La reina Letizia visitó hoy la Cruz Roja Mexicana y expresó su admiración por la labor del Gobierno, organizaciones y ciudadanía para ayudar a los afectados por los terremotos de septiembre en el país latinoamericano, que dejaron 471 muertos.

"Me pareció un gesto de solidaridad, de calidad, muy importante. Ella vino aquí a decirnos 'aquí estoy, estoy con ustedes y estamos consternados por lo que pasó, pero admirada por el trabajo hecho'", explicó a medios de comunicación el presidente nacional de la Cruz Roja Mexicana, Fernando Suinaga.

Al terminar el acto, que duró una hora y media, Suinaga señaló que la reina quedó "muy contenta" tras la visita a la sede nacional de este organismo y destacó "la organización", el trabajo conjunto, entre gobierno federal, estatal, local y sociedad civil para hacer frente a los terremotos.

"Y lo que más contentos hace sentirnos es ese reconocimiento hacia la Cruz Roja y el trabajo que hacen sus más de 43.500 voluntarios", agregó.

La reina llegó a las 10.30 hora local (16.30 GMT) a las instalaciones de la Cruz Roja Mexicana acompañada de la ministra de Sanidad española, Dolors Montserrat, el titular mexicano de Salud, José Narro, el coordinador de Protección Civil, Luis Felipe Puente, y el embajador de España en México, Luis Fernández-Cid, con quienes recorrió la zona de preparación de despensas y cajas de productos básicos para afectados de los sismos.

En esta línea de montaje, y con un fondo de centenares de cajas con el emblema de la Cruz Roja, una quincena de voluntarios del organismo le explicaron cómo se montaban las despensas.

"México es un país muy importante y qué padre, qué bonito, que (la reina) venga con la sencillez que ha venido aquí", dijo a Efe la coordinadora nacional de Damas Voluntarias de la Cruz roja, Mariana de Jesús Castillo.

Según explicó Castillo, la reina de España les preguntó acerca de las despensas, y ella le relató cómo se montaba el kit para bebés, que contiene "paquetes de pañales, toallitas húmedas, unas ocho papillas de bebés, leche, botella de talco y crema".

Hasta el momento, la Cruz Roja Mexicana ha enviado a los damnificados más de 4.487 toneladas de ayuda humanitaria que ha beneficiado a más de 1,2 millones de personas en Oaxaca, Chiapas, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Guerrero, Estado de México y Tlaxcala.

Para las labores de ayuda ante esta tragedia, que ha dejado millones de damnificados, la Cruz Roja contó con 31.000 voluntarios, 12.000 de ellos solo en la Ciudad de México.

En esta visita, la reina de España se reunió en la sala del Consejo Nacional de Directores de la institución con personal de la Cruz Roja mexicana, y funcionarios del Gobierno de España y de México, con quienes dialogó sobre las acciones humanitarias que se realizaron en los terremotos del 7 y 19 de septiembre.

Además, la reina asistió al auditorio de la sede nacional y, junto con el presidente de la Cruz Roja Mexicana, saludó a personal de equipos de rescate y paramédicos que participaron en las labores de atención, búsqueda y salvamento de personas.

También reconoció el trabajo de enfermeras, médicos, damas voluntarias y voluntarios, e incluso conversó con el sobreviviente Martín Méndez, rescatado de entre los escombros del edificio de Álvaro Obregón 286 de la capital, donde 49 personas perdieron la vida.

Este encuentro, que forma parte de una visita de tres días a México para participar a la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer (WCLS, por sus siglas en inglés), también dejó lugar para la anécdota.

Antes de entrar al edificio de la sede, Letizia saludó a una decena de niñas de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud.

Emocionadas, Azul, Romina y Carolina contaron a Efe que, aunque no conocían a la reina de España, les dio "mucho gusto" hablar unos segundos con ella, porque fue muy simpática y agradable.