Diario Vasco

Abu Dhabi, 13 nov (EFECOM).- Los consejeros de algunas de las principales petroleras del mundo se mostraron hoy optimistas sobre el futuro del sector tanto por la recuperación estable del precio del crudo como por la ralentización de la transición del petróleo a otras fuentes de energía, que no será tan rápida como se vaticinaba.

En el marco de la Conferencia y Exposición Internacional de Petróleo de Abu Dhabi (ADIPEC, en sus siglas en inglés), se ha celebrado por segunda vez esta reunión, que en esta ocasión ha reunido a los máximos ejecutivos de 25 compañías relevantes del sector.

Entre otros, han participado los responsables de la mexicana Pemex, BP, Oxy, OMV, Lukoil, Exxon Mobil, Kuwait Petroleum, Borealis, CEFC China, CNPC China, la saudí Aramco, Eni, Gazprom, Total, Mubadala, el fondo de inversión de Abu Dhabi propietario del cien por cien de Cepsa, cuyo consejero delegado, el español Pedro Miró, también ha sido uno de los intervinientes.

En este foro se han analizado, entre otras cuestiones, la situación económica global, las perspectivas de los precios del petróleo y el impacto que pueda tener en la industrial petrolera la transición a una economía más electrificada y con menor consumo de combustibles fósiles.

Los consejeros delegados de estas grandes compañías han coincidido en que la situación económica, por primera vez, es buena al mismo tiempo en las diferentes zonas del mundo, América, Asia y Europa, según las conversaciones que han transcendido del encuentro.

Además, han mostrado su confianza en que se prorrogue el acuerdo que alcanzaron la OPEP y diez productores independientes, entre ellos Rusia, para retirar del mercado casi 1,8 millones de barriles diarios de crudo para apuntalar los precios.

Este recorte, que entró en vigor el pasado 1 de enero, se selló a finales de 2016 y su vigencia inicial era hasta finales de 2017, pero se prolongó tres meses más en mayo pasado y vence el 31 de marzo de 2018.

Los catorce miembros de la OPEP y sus aliados volverán a reunirse el próximo 30 de noviembre en Viena para revisar la situación, y los analistas consideran probable que den luz verde a una prórroga del acuerdo.

Los responsables de las compañías que hoy han participado en el encuentro celebrado en Abu Dhabi creen que ese acuerdo y el incremento del consumo permitirá seguir reduciendo los inventarios de petróleo, lo que permitirá que haya unos precios estables dentro de un rango.

La estimación que manejan es que los precios para 2018 oscilen entre los 50 y los 60 dólares el barril de Brent, después de la recuperación que ha habido, ya que en la última semana el barril de crudo de referencia en Europa llegó a colocarse en más de 64 dólares, nueve dólares más que hace sólo un mes.