Diario Vasco

París, 13 nov (EFE).- Francia considerará a Saad Hariri como primer ministro del Líbano hasta que no presente su dimisión en persona al presidente de ese país, Michel Aoun, después de que haya anunciado desde Arabia Saudí su renuncia.

Según dijeron hoy fuentes del Palacio del Elíseo, el Gobierno francés se opone a "todas las injerencias" que puedan existir sobre el Líbano para que consiga su "distanciamiento" de los conflictos regionales, principalmente el que opone a Arabia Saudí e Irán.

El presidente francés, Emmanuel Macron, recibirá mañana al ministro libanés de Asuntos Exteriores, Gebrán Basil, que visitará la sede de la Presidencia gala como enviado especial de Aoun.

"El Líbano es un país frágil por sus equilibrios internacionales y es más vulnerable aún tras el estallido de la crisis siria (...) Francia está particularmente cercana al Líbano y sigue vigilante, especialmente tras los últimos acontecimientos", explicaron las fuentes.

Tras la entrevista en la que Hariri declaró anoche que regresará "muy pronto" al Líbano para presentar su renuncia a Aoun, el Elíseo considera que hay una cierta "distensión", aunque recordó que la situación sigue siendo inflamable.

Macron se reunirá con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, el miércoles en Bonn (Alemania) al margen de la COP23 y abordará con él posibles salidas a la crisis, indicaron a las fuentes, que no descartan que se recurra al Consejo de Seguridad de la ONU.

Esta mañana, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, había pedido que la "no injerencia" sea un principio "básico" en el Líbano y que todos sus responsables políticos tengan libertad de movimiento.

"Para que haya una solución política en el Líbano hace falta que cada responsable político tenga, evidentemente, una libertad de movimiento total y que la no injerencia sea un principio básico", declaró Le Drian a su entrada a la reunión de titulares de Exteriores de los Veintiocho que se celebra este lunes en Bruselas.