Diario Vasco

Washington, 13 nov (EFE).- Otra mujer acusó hoy al expresidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush (1989-1993), de haberla tocado de manera inapropiada durante una sesión de fotos que tuvo lugar en 2003, cuando ella tenía apenas 16 años y él 79.

"Mi reacción inicial fue de absoluto terror. Estaba muy, muy confusa", declaró en una entrevista concedida a la revista Time, publicada este lunes, Roslyn Corrigan, sexta mujer que acusa de acoso sexual al expresidente.

El incidente tuvo lugar cuando Corrigan y su madre, Sari Young, posaban para una foto oficial, cada una a un lado de Bush padre, quien supuestamente aprovechó el momento para agarrar el trasero de la entonces adolescente.

Los hechos acaecieron, de acuerdo con el relato de Corrigan, en noviembre de 2003, durante un evento celebrado en las oficinas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en Texas, al que la joven acudió en compañía de su padre, quien trabajaba para la institución.

Durante la entrevista, Corrigan se preguntó: "¿Qué puede decirle una adolescente al expresidente de los Estados Unidos? Tío, ¿no deberías haberme tocado así?".

Según el artículo, hasta siete personas, incluidos miembros de la familia y amigos, han confirmado a la revista que Corrigan les confió en su momento lo sucedido.

Con la de hoy ya son seis las acusaciones por acoso sexual vertidas contra el exmandatario desde que el 24 de octubre la actriz estadounidense Heather Lind acusara a Bush padre de haberle tocado el trasero en dos ocasiones mientras le decía una "broma obscena" durante una gira promocional de una serie en la que trabajó.

Tras esa primera acusación, el portavoz del expresidente, Jim McGrath, señaló en un comunicado que el político de 93 años de edad "nunca, bajo ninguna circunstancia, causaría intencionalmente angustia a nadie", si bien trasladó las disculpas del exgobernante republicano en caso de que su sentido del humor hubiera podido ofender a Lind.

Estas acusaciones se han producido después de que estallara una campaña contra el acoso sexual a raíz del reciente escándalo de Harvey Weinstein, uno de los productores más poderosos de Hollywood y al que decenas de mujeres acusaron de supuestos comportamientos sexuales abusivos y de presuntas violaciones.