Diario Vasco

Novena

Raimundo Díaz.

Madrid, 13 nov (EFECOM).- La Bolsa española ha registrado su novena sesión consecutiva de pérdidas (la peor racha de días en rojo desde el comienzo de diciembre de 2015) con una bajada del 0,42 por ciento que le ha acercado a los 10.100 puntos.

No se trata de un rezo en un país aconfesionalmente católico, sino de una sucesión de caídas poco preocupantes en principio, porque están enmarcadas en una tendencia normal del mercado.

Después de subir a 10.600 puntos a finales de octubre con la ayuda del Banco Central Europeo (BCE), la bolsa ha tomado en noviembre el camino contrario y en estos días de oraciones y cilicios ha perdido el 5 por ciento.

Se acerca el mercado nacional al punto de inflexión: duda si ahondar en la bajada o prepararse para rebotar, pendiente del consejo o del camino que le marque Wall Street.

El parqué neoyorquino sigue cerca de los máximos históricos alcanzados la semana pasada, aunque su transcurso está condicionado por el desarrollo de la reforma fiscal Trump.

Mientras todo fluye parece que nada cambia (el barril de petróleo Brent seguía por encima de 63 dólares y el euro alrededor de 1,165 dólares) y los grandes valores siguen imprimiendo la marcha a la bolsa.

De esta manera, con la prima de riesgo en 112, cinco puntos básicos inferior a la del viernes, el principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, bajó 42,8 puntos, el 0,42 por ciento, hasta 10.049,9 puntos, nivel desconocido desde el comienzo del pasado mes de octubre. En el año sube todavía el 7,46 por ciento.