Diario Vasco

La Coruña, 13 nov (EFE).- El portugués Luis Carlos Correia, 'Luisinho', lateral del Deportivo, ha superado sus molestias de cuádriceps y ha empezado la semana a las órdenes de su técnico, Cristóbal Parralo, en una sesión vespertina en la que el extremo Carles Gil ha iniciado el trabajo con el grupo, aunque todavía tiene un largo camino por delante hasta el alta médica.

Luisinho ha dejado atrás la lesión que le obligó a abandonar el terreno de juego en el partido ante el Atlético de Madrid antes del parón de LaLiga Santander por los compromisos de las distintas selecciones nacionales.

La semana pasada recibió tratamiento médico y de fisioterapia y el viernes se entrenó en el césped de la ciudad deportiva de Abegondo, donde ya se ha ejercitado con el grupo, por lo que estará a disposición de su entrenador, Cristóbal Parralo, ante el Mälaga el próximo domingo.

Con el grupo también se ha entrenado el argentino Fede Cartabia, que la semana pasada rebajó la intensidad de los entrenamientos para realizar un trabajo específico.

En la primera parte de la sesión, se sumó a los entrenamientos el centrocampista ofensivo Carles Gil, que fue intervenido de una pubalgia el 11 de septiembre.

El valenciano completó el calentamiento con sus compañeros de equipo, aunque sigue su proceso de readaptación deportiva.

Al margen del grupo continúa el delantero Adrián López, con una lesión de hombro, y tampoco dispone por ahora del alta médica el portero Rubén Martínez, que ya se encuentra restablecido de una dolencia en el pulgar de la mano derecha.

El técnico blanquiazul está a la espera del regreso de los internacionales de la plantilla Celso Borges (Costa Rica), Fede Valverde (Uruguay), Schär (Suiza), y Andone y Pantilimon (Rumanía).