Diario Vasco

Logroño, 13 nov (EFE).- El Balonmano Logroño afronta mañana su enfrentamiento ante el Teucro con el objetivo de confirmar la mejoría mostrada con su victoria en Pamplona y, sobre todo, de empezar a demostrar autoridad en su campo, donde solo ha ganado un partido.

El equipo riojano llega a este partido una semana después de haber logrado el resultado más destacado de la temporada, su victoria en Pamplona ante un Anaitasuna invicto hasta entonces.

Dada la precaria situación de los riojanos, ese resultado fue mucho más que una victoria, porque sirvió para reivindicar la calidad de toda la plantilla y de algunos jugadores en especial, como el portero checo Kupra.

Pero todo eso quedará apagado si mañana los riojanos no continúan con esa imagen ante un rival directo por mantenerse en la zona media de la tabla.

El Teucro también ha ganado tres partidos, todos ellos en su campo, con lo que otro aliciente para los riojanos es medirse a un rival que, hasta ahora, rinde a un nivel más bajo en sus desplazamientos.

Los riojanos empiezan ahora "con una dinámica de dos partidos cada semana", explica su entrenador, Javier González, que cree que "a veces eso es bueno, porque hay menos tiempo para darle vueltas a la cabeza.

Él también quiere que el triunfo en Pamplona sea "un punto de inflexión" sobre todo porque "lo que nos hace falta son victorias en casa y, en especial, ante equipos que están luchando por lo mismo que nosotros", ha concluido, en alusión al Teucro, ante el que el Logroño La Rioja no tiene bajas.