Diario Vasco

Harare, 13 nov (EFE).- El jefe del las fuerzas armadas de Zimbabue, Constantine Chiwenga, advirtió hoy al partido del presidente, Robert Mugabe, contra la "purga" de sus miembros más veteranos y amenazó con tomar "medidas correctivas" para parar las expulsiones.

Chiwenga, flanqueado por los líderes del ejército y las fuerzas aéreas, ofreció una rueda de prensa en Harare en la que dijo que el partido gobernante ZANU-PF había sido infiltrado por "contrarrevolucionarios" que quieren entregar el país a las antiguas fuerzas coloniales.

La advertencia llegó una semana después de que Mugabe, de 93 años, destituyese a su vicepresidente Emmerson Mnangagwa, un incondicional del partido y veterano de guerra que sonaba como su sucesor.

"Es pertinente reiterar que las fuerzas de defensa de Zimbabue permanecen como el principal depositario en lo que respecta a los logros de la lucha por la liberación. Y cuando estos están amenazados estamos obligados a tomar medidas correctivas", aseveró.

"La actual purga que está claramente apuntando a miembros del partido con un pasado de lucha por la liberación debe parar inmediatamente", agregó.

Tras ser destituido, el exvicepresidente Mnangagwa huyó a Sudáfrica porque aseguró haber recibido amenazas.

En un comunicado emitido la semana pasada aseguró: "Pronto controlaremos los resortes del poder en nuestro bello partido y país".

Las declaraciones de Chiwenga se entienden en el país como un ataque directo a la facción del ZANU-PF alineada con la esposa del presidente, Grace Mugabe, quien desempeñó un papel determinante en la salida de Mnangagwa, tras meses de ataques verbales.

Al contrario que el exvicepresidente, la mujer, de 52 años, y sus aliados no sirvieron en la guerra por la independencia del país.

La esposa de Mugabe suena ahora como reemplazo de Mnangagwa, con el respaldo de las influyentes alas de las juventudes del partido y de las mujeres.