Diario Vasco

Madrid, 13 nov (EFE).- El grupo de restauración portugués Ibersol ha cerrado una veintena de establecimientos en España después de la compra hace un año de la cadena Eat Out Group.

En un comunicado difundido hoy, Ibersol ha recordado que está trabajando en el "proceso de integración de los diferentes departamentos y sistemas" desde que fuera firmada la operación, anunciada en verano de 2016 y que se cerró definitivamente en noviembre.

Según los últimos datos disponibles, la empresa lusa -responsable en la península Ibérica de marcas como Pans & Company, Ribs, Santamaría o FrescCo, y con licencias para operar otras enseñas como Burger King, Pizza Hut o KFC- contaba al final del primer semestre de este año con 648 establecimientos, 19 locales menos que a 31 de diciembre de 2016 (27 cierres y ocho aperturas).

En España, el número se redujo entre enero y junio en 21 locales, hasta disponer de 319 restaurantes (24 cierres y tres aperturas), después de "dar continuidad al proceso de evaluación de la red de franquicias".

Ibersol bajó la persiana de nueve locales de la enseña Pans & Company y de otros ocho de Santamaría, a lo que se sumaron siete establecimientos más bajo concesión en estaciones de trenes y aeropuertos; por el contrario, abrió dos Ribs y una tienda en el segmento de concesión.

La compra de Eat Out fue acordada con la firma catalana Agrolimen -propiedad de la familia Carulla y dueña de marcas como Gallina Blanca- por un valor de 105 millones de euros, según la documentación oficial facilitada al regulador bursátil luso.

Ibersol terminó el primer semestre del actual ejercicio con un volumen de ventas de 204 millones de euros -de los cuáles 75 millones procedieron del negocio de Eat Out- y un beneficio neto de 9,68 millones de euros -de los que 714.000 euros llegaron gracias a la adquisición-.