Diario Vasco

Nueva York, 13 nov (EFE).- El fiscal general de Misuri (EEUU) abrió hoy una investigación contra Google para determinar si el gigante tecnológico ha violado la legislación antimonopolio y de protección del consumidor en ese estado meses después de que la Comisión Europea le impusiera una multa por abuso de dominio.

El fiscal Josh Howley envió hoy una citación a Google para indagar en algunas de sus "prácticas corporativas", como la recolección, el uso y la divulgación de información sobre los usuarios de la compañía y su actividad "online", según indicó su oficina en un comunicado.

La investigación de Howley también abarca la supuesta apropiación indebida por parte de Google de contenidos de los sitios web de sus competidores y la posible manipulación de los resultados de búsqueda en su motor para favorecer a sus páginas sobre las de sus rivales.

"Hay razones de fuerza para creer que Google no ha estado actuando con el interés de los misurianos en mente -dijo el fiscal-. Mi oficina no se va a quedar parada y dejar que la información privada de los consumidores se vea amenazada por los gigantes de la industria, especialmente para acolchar sus beneficios".

El fiscal señaló que está "abriendo camino" a nivel estatal para que compañías tecnológicas como Google "rindan cuentas" de sus acciones, especialmente después de que la Comisión Europea pusiera en cuestión sus prácticas y multara en junio a la firma con 2.240 millones de euros (2.700 millones de dólares) por abuso de dominio.

"Entonces, en julio, el Centro de Información de Privacidad Electrónica puso una queja a la Comisión Federal de Comercio en relación a un programa de Google que rastrea el comportamiento de los consumidores", señala el comunicado.

El fiscal advirtió de que se estima que Google tiene acceso al 70 % de las transacciones hechas con tarjeta en Estados Unidos, así como a información sobre la ubicación de sus usuarios, sus dispositivos, sus "cookies", sus búsquedas en internet y su historial web.

"Cuando una compañía tiene acceso a tanta información de los consumidores como Google, es mi deber asegurar que la utilizan debidamente", declaró Howley, que investiga si la firma se ha desviado del Acta de Prácticas de Comercio de Misuri y de las leyes "antitrust" (antimonopolio) del estado.

En declaraciones al diario The Wall Street Journal (WSJ), el fiscal dijo estar "preocupado" de que Google siga en Estados Unidos un "patrón de comportamiento similar" al denunciado por la Unión Europea (UE).

Google recurrió ante el Tribunal General de la UE la multa impuesta por favorecer supuestamente a su propio servicio de comparación de compras en las búsquedas en internet.

En un correo dirigido al diario Kansas City, un portavoz de la tecnológica manifestó que todavía no han recibido la citación pero que Google utiliza "fuertes protecciones de privacidad" para sus usuarios y "sigue operando en un entorno altamente competitivo y dinámico".

La Comisión Federal de Comercio (FTC) finalizó en 2013 una investigación antimonopolio de casi dos años sobre Google, que Howley calificó ante el WSJ como "poco menos que un golpecito en la mano".

"No veo mucha acción viniendo de Washington. No veo mucha acción viniendo de la FTC, Así que creo importante que alguna autoridad de un paso adelante", añadió.

Otros fiscales también se han pronunciado sobre las prácticas corporativas de Google: el de Misisipi las ha denunciado varias veces, la última en enero, y el de Utah llamó el año pasado a la FTC a reabrir una investigación antimonopolio contra la firma.