Diario Vasco

Londres, 13 nov (EFE).- El español Juan Carlos Ferrero, entrenador del alemán Alexander Zverev, dijo hoy a EFE que lo que más destaca de la nueva joya del tenis germano es "su perfeccionismo, su ambición y que le gustan los grandes retos".

"Es muy perfeccionista, bastante inteligente, le da vueltas a todo antes de tomar decisiones", manifestó Ferrero sobre el actual número tres del mundo, que este martes se medirá contra el suizo Roger Federer en el O2 de Londres en el Grupo Boris Becker.

"Se apoya mucho en su familia, lo consensúa todo con ella. Es introvertido y una vez que te conoce, extrovertido, pero muy trabajador y muy profesional, demasiado perfeccionista en algunos sentidos", añadió. "Como jugador en pista es muy, muy ambicioso, muy ganador y demasiado perfeccionista", insistió.

"Es tan ambicioso que le gustan los grandes retos. Le cuestan más las primeras rondas que las finales. Cuando está enfrente de los grandes nombres se crece mucho y da su mejor nivel. Por eso jugó bien con Rafa en Australia (cinco sets) y con Federer en Montreal", recordó Ferrero, que dijo que no se lo pensó un instante para firmar con él.

"Cuando empezamos en Washington y Montreal, ninguno de los dos esperábamos que ganase esos dos torneos. Pero trabaja muy fuerte y quiere ganar cada partido al que se apunta", destacó.

"He intentado transmitirle cosas, más a nivel mental que cambiar su juego. De eso no le voy a cambiar nada, porque es muy completo. Pero sí el aspecto mental, porque es muy joven", añadió.

Ferrero está convencido de que su pupilo es el relevo generacional de Nadal y Federer: "Tiene que serlo, porque en dos o tres años o así, la vida les hará tomar decisiones a Rafa y a Roger. Ojalá no se retiren y él esté peleando con ellos un tiempo. Eso me gustaría, que jugara muchos partidos con ellos".

"Ahora se juega más a destruir que a construir, porque el físico ha cambiado, todo el mundo es más grande, superfuerte y por naturaleza le vas a pegar más fuerte a la bola. Sí es verdad que se ha perdido la esencia del juego y 'Sascha' mismo juega a pegar fuerte, y que el otro no coja ritmo, pero es lo que hay en estos momentos", describió.

"De aquí a cinco o seis años puede ser que el tenis eche mucho de menos a Nadal y a Federer, porque son jugadores que crean mucho y en el futuro se jugará muy a destruir y se perderán un poco esos valores", se lamentó Ferrero.

"Me he alegrado mucho porque son dos leyendas en el mundo del tenis y que vuelvan de esta manera es un detalle de superación absoluto", comentó sobre Nadal y Federer.

"Todo el mundo los daba por hundidos, por la naturaleza de este deporte, pero han sabido superarse a sí mismos. Roger, por su parte, jugando cada vez más rápido, y Rafa ha visto toda esa evolución y ha sido capaz de adaptarse a todo eso", resaltó.

"Lo veo interesante", dijo sobre el partido contra Federer mañana martes en el O2. "A 'Sascha' le gusta jugar contra este tipo de jugadores. No tiene nada que perder y le va muy bien. Creo que el partido de Montreal le sirvió para saber por dónde tiene que jugarle. Tenemos muy claro cómo hay que jugarle y va a intentar plasmarlo en pista, y si sale bien tendrá posibilidades de ganar y si sale mal, pues no", puntualizó.

Sobre la capitanía del equipo español de Copa Davis y su renuncia, Ferrero comentó que estaba comprometido ya con Zverev, pero que está "aparcada" y que un día le gustaría asumirla.

"Me decidí por Zverev un poco antes de que me llegara la oferta de Copa Davis. Hablé con él y decidimos que seguiríamos hasta final de año y cuando llegó la gira asiática se empezó a hablar de todo esto. Sabía que la oferta de Copa Davis iba a llegar y le dije a él que probablemente tendría esta oferta, pero que después de empezar este proyecto con él, y si él quería seguir conmigo, seguiría con él", señaló.

"Por respeto a ese trabajo que estaba empezando con él me decidí. La otra opción la he aparcado momentáneamente y siempre estará abierta. Es un cargo que me gustaría tener por haberlo vivido como jugador y me gustaría revivir todas aquellas experiencias en un futuro y que me den la oportunidad de poder tenerlo", añadió.

"No se puede decir que vamos a tener siempre un gran equipo. Está claro que España ha tenido tres números uno del mundo y que todo lo que venga por detrás será muy difícil igualar todo eso. España va a ser difícil que tenga un equipo como el que tuvo con tres 'top ten' en la formación", añadió.

"Es muy difícil igualar las opciones y ganar la Copa Davis otra vez. Pero si todos pensaran así, nadie querría ser capitán, y ser capitán es un privilegio. Poder vivir esa experiencia. No solo te apuntas al barco si vas a ganar", zanjó Ferrero.

Comentó, asimismo, que vería bien que el Masters abandonara algún día la pista cubierta: "Me gustaría, ya que toda la vida se ha jugado en pista rápida, beneficiando a los jugadores de este tipo de superficie. Estaría bien que se jugara un año sí (en tierra), otro año en dura y otro en hierba. Así darías opciones a todo el mundo. La ATP tiene difícil la idea de que sea en cubierta y tierra".

"No será justo para todos, nunca es justo para todos. Creo que la ATP podría pedir una votación o crear reuniones para decidir sobre esas cosas, pensando sobre todo en lo que piensan los jugadores", dijo Ferrero.