Diario Vasco

Barcelona, 13 nov (EFE).- El presidente del grupo de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Alfred Bosch, ha descartado que los republicanos entren a formar parte del gobierno de la alcaldesa Ada Colau tras la ruptura del pacto entre BComú y el PSC, pero ha reiterado la oferta de "sentarse a hablar de cómo garantizar la estabilidad" que hicieron junto al PDeCAT.

"No se plantea la entrada en el gobierno por ninguna de las partes implicadas", ha subrayado Bosch, que ha señalado que a falta de año y medio para acabar el mandato "no tendría ningún sentido".

En rueda de prensa, Alfred Bosch ha asegurado que están a la espera de que se confirme la ruptura y de que el gobierno o la propia alcaldesa "diga si quiere hablar y corresponder a nuestras ofertas de hablar para explorar cómo garantizar la gobernabilidad y la estabilidad de Barcelona" y "mueva ficha".

Bosch ha reiterado la oferta de "pactos amplios puntuales o más o menos estables" que hicieron a BComú tanto ERC como el PDeCAT para garantizar la estabilidad de la gobernabilidad de la ciudad de Barcelona ante el despliegue del artículo 155 en Cataluña.

BComú tiene 11 concejales, el PDeCAT 10 y ERC 5, con lo que suman mayoría en un consejo municipal de 41 concejales.

A pesar de ofrecer su apoyo, el republicano ha querido dejar claro que no se trata de un "cheque en blanco" porque la decisión de romper con los socialistas la ha tomado BComú porque "le ha parecido conveniente" y no se sienten en deuda por ello.

Además de pedirle a la alcaldesa que "mueva ficha y diga cuándo quiere hablar de la ciudad de Barcelona" con ellos, Bosch le ha reclamado "respeto por los presos políticos privados de libertad por cumplir sus promesas y sus programas", en referencia a los exconsellers del Govern encarcelados.