Diario Vasco

A Coruña, 13 oct (EFE).- Fede Valverde, centrocampista uruguayo del Deportivo, ha asegurado este viernes que su entrenador, Pepe Mel, cuenta con toda la "confianza, fe y apoyo" de los jugadores del equipo coruñés, a los que sigue dirigiendo después de haber superado el ultimátum que tuvo ante el Getafe antes del último parón del campeonato.

"Mel trabaja muy bien con nosotros, tiene toda nuestra confianza, nuestra fe, nuestro apoyo, porque no solo él está perdiendo los partidos. Somos parte de todo, somos un grupo y tenemos que sacar esto adelante todos juntos. Ya vendrán las buenas noticias, trabajamos para que salga todo bien", comentó en rueda de prensa.

El joven futbolista sudamericano, que milita en el Deportivo cedido por el Real Madrid, indicó que "el equipo tiene plantilla para llegar lo más lejos posible" pese a las dificultades que ha tenido en las primeras jornadas.

"Tenemos un equipo muy bueno, que trabaja duro día a día y que no se merece estar pasando por este momento y tenemos que mantener ese nivel de protagonismo en cada partido porque lo podemos hacer y podemos permitirnos atacar a todos los rivales porque tenemos nuestras armas", apuntó.

Valverde aseguró que el Deportivo "es un equipo grande y siempre merece estar más arriba de lo que viene estando" y añadió que eso es algo que "depende" de los jugadores, de "estar unidos y trabajar para estar más arriba".

"Tenemos equipo de nivel para estar más arriba y creo que si los resultados no ayudan, cae un poco la confianza, pero se trabaja para estar arriba. Somos un equipo bueno, tenemos jugadores muy buenos y eso hay que aprovecharlo y sacarlo todo adelante como un equipo", insistió.

De la visita del domingo al Eibar en Ipurua dijo que le han comentado que "es un campo duro, pequeño y que hay que acostumbrarse al juego" del conjunto local, que "no es nada fácil".

Valverde, a pesar de ser centrocampista, ha venido jugando en el Deportivo en la banda izquierda, una posición a la que intenta adaptarse.

"No es la posición en la que realmente me siento bien. He hablado con el técnico y el trabajo que me pide es que me meta en medio, que trate de buscar el balón y que cree varias oportunidades de ataque. Trato de acostumbrarme a esa posición porque para un futuro siempre sirve aprender nuevas posiciones y nuevos esquemas", explicó.

El futbolista, que esta temporada ha debutado en Primera División (tras haber estado el año pasado en Segunda B) y también en la selección, admitió que para él ha sido un "cambio grande" y dijo que tiene que "estar a la altura".