Diario Vasco

Sopuerta , 13 oct .- El lehendakari Iñigo Urkullu ha considerado hoy que las aspiraciones "legítimas" de la sociedad catalana deben tener "una respuesta desde la conjugación del principio democrático con el principio de legalidad".

Urkullu se ha referido a la situación de Cataluña a preguntas de los medios durante la visita que ha realizado a la ferrería de Olabarrieta, en Sopuerta, que ha sido incluida en el Conjunto Monumental del Paisaje industrial de la cuenca del río Barbadun.

Preguntado por cuál debería ser la respuesta del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, al requerimiento enviado por el Gobierno, Urkullu ha señalado que no es quién para "decir cuál tiene que ser la respuesta" ni para dar "consejos".

El lehendakari ha señalado que existe "un arraigo social muy importante de aspiraciones legítimas de una sociedad" que, a su juicio, debe tener "una respuesta desde la conjugación del principio democrático con el principio de legalidad".

"Creo que legalidad, realismo, legitimidad, democracia tienen que confluir también en lo que pueda ser algo que ayude en la convivencia desde el respeto a las aspiraciones mayoritarias que se dan en una sociedad", ha manifestado.

Ha destacado que en Euskadi "tenemos un ejemplo" en "la posibilidad del mayor desarrollo todavía de la disposición adicional primera de la Constitución (que señala que se ampara y respetan los derechos históricos de los territorios forales y precisa que la actualización general de dicho régimen foral se llevará a cabo, en su caso, en el marco de la Constitución y de los Estatutos de Autonomía) o de la disposición adicional única del Estatuto".

"Y ahí está la clave, en lo que es la conjugación del principio de legalidad con el principio democrático en sociedades modernas en las que hay un arraigo social muy importante de aspiraciones legítimas", ha señalado.

Respecto a la posibilidad de que Puigdemont dé una respuesta ambigua al requerimiento, Urkullu ha afirmado que no va a entrar "en cábalas ni conjeturas de lo que corresponde hacer al presidente de la Generalitat y a las instituciones catalanas".

Urkullu también se ha referido, a preguntas de los medios, a la reforma de la Constitución y ha considerado que hay que "empezar" por "hablar más de nuestra propia casa" a través de la ponencia de autogobierno creada en el Parlamento Vasco.

Ha señalado que hay que "intentar llegar a algún acuerdo, algún pacto" porque "la fortaleza de lo que podamos hacer, también mirando al conjunto del Estado, será el acuerdo interno que alcancemos aquí en Euskadi que lo podamos elevar a pacto con el Estado".

Preguntado por si una reforma de la Constitución sería positiva para Euskadi, el lehendakari ha insistido en que la disposición adicional primera del actual texto "es una herramienta que está todavía por explorar mucho más y que tiene potencialidades en este siglo XXI".