Diario Vasco

Caracas, 13 oct (EFE).- La oposición venezolana denunció hoy que la reubicación de cerca de 300 centros electorales a menos de 72 horas de las elecciones regionales del domingo afecta principalmente a feudos de los partidos contrarios al oficialismo y es una maniobra para restar votos a los partidos opositores.

"Todos deberíamos estar hoy normalmente instalando las mesas, pero eso no está ocurriendo: a estas horas abundan las tropelías, las irregularidades, los obstáculos", dijo en una rueda de prensa el dos veces candidato opositor a la presidencia Henrique Capriles.

Capriles, que habló en nombre de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), afirmó que la oposición va a estas elecciones de gobernadores "en las peores condiciones" que se recuerdan y animó a los electores a hacer todo lo posible para votar pese a las medidas de la autoridad electoral.

El también gobernador saliente del estado Miranda, que no puede presentarse a la reelección por haber sido inhabilitado, puso varios ejemplos de centros electorales donde el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sale habitualmente derrotado que han sido reubicados a zonas deprimidas y de difícil acceso.

Según Capriles, 224.000 de los más de medio millón de votantes afectados por este cambio a última hora tienen residencia en el estado Miranda, que incluye parte de la Gran Caracas y es uno de los estados más urbanos y de mayor peso económico.

La campaña a las elecciones a gobernadores de los 23 estados del país se cerró ayer y estuvo marcada por la falta de acceso de los candidatos opositores a los medios públicos y otras supuestas irregularidades señaladas por la oposición.