Diario Vasco

Rabat, 13 oct (EFE).- El ministro marroquí de Derechos Humanos, el islamista Mustafa Ramid, calificó de "basura" a los homosexuales en una conversación con periodistas.

Las palabras del ministro, que supuestamente no sabía que estaba siendo grabado en este momento, han provocado hoy una polémica en las redes sociales, donde circula una petición para que el presidente del gobierno, el también islamista Saadedín Otmani, contradiga a su ministro.

El sitio web lesiteinfo.com, que desveló la conversación, presenta un vídeo donde los periodistas tratan de sacar una declaración al ministro sobre la homosexualidad, que sigue siendo castigada con la cárcel en Marruecos.

"¿Y qué les pasa ahora (a los homosexuales)? Si hablamos mucho de este tema, eso es darles importancia... Mira, somos marroquíes", dice Ramid ante una cámara, y cuando se aleja, aparentemente sin saber que sigue estando grabado, dice: "Son basura".

Ramid, que antes de ser ministro de Derechos Humanos ocupó la cartera de Justicia, nunca ocultó su opinión sobre los homosexuales y en numerosas ocasiones ha dicho que la sociedad marroquí "no está preparada" para admitir la homosexualidad.

El Código Penal marroquí castiga en su artículo 489 la práctica de la homosexualidad (definida como "la comisión de actos contra natura con individuos del mismo sexo") con penas de hasta tres años de cárcel.

Ramid acaba de asistir en Ginebra al "examen periódico universal" sobre los derechos humanos, donde presentó algunas mejoras introducidas en su país, pero sin tocar los temas más espinosos, como son la prohibición de la homosexualidad, de las relaciones sexuales extramaritales, de la infracción del ayuno en ramadán o de la conversión a cualquier religión distinta del islam.