Diario Vasco

Madrid, 13 oct (EFECOM).- La bolsa española ha subido el 0,71 por ciento esta semana favorecida por la relajación de la tensión existente respecto al proceso independentista en Cataluña y con la ayuda de las compañías eléctricas e industriales, según expertos consultados y datos del mercado.

La mejoría de la prima de riesgo (bajó de 125 a 117 puntos básicos durante la semana, aunque el viernes repuntó a 121) benefició al parqué nacional, que estuvo encajonado en este período entre 10.300 y 10.100 puntos.

Este nivel inferior fue el registrado el martes, antes de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, declarara y suspendiera la independencia de Cataluña casi al unísono, lo que fue interpretado como un paso atrás en las pretensiones soberanistas del ejecutivo catalán y de parte de la coalición de gobierno.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy se mantuvo firme en su intención de aplicar la ley -artículo 155 de la Constitución- y exigió a Puigdemont que aclarara antes del próximo lunes a las 10 horas si había declarado o no la independencia, al tiempo que acordaba con el PSOE empezar a hablar dentro de seis mes de reformar la Carta Magna.

Esta semana se conocieron estadísticas favorables, como la subida de la producción industrial en agosto en Alemania el 2,6 por ciento, la mayor alza desde 2010, que revisaba sus previsiones de crecimiento para este año del 1,5 al 2 por ciento. En China mejoraban los datos comerciales.

Además, el Fondo Monetario Internacional (FMI) revisaba al alza las previsiones de crecimiento mundial una décima para este año (3,6 %) y el siguiente (3,7 %), al tiempo que las mantenía en el 3,1 por ciento este año para España, que en 2018 crecerá una décima más, hasta el 2,5 por ciento.

Wall Street continuaba en máximos históricos mientras la Reserva Federal se "despreocupaba" de la inflación en las actas de su última reunión conocidas el miércoles, aunque el viernes los datos oficiales indicaran que los precios había crecido cinco décimas en septiembre y se había situado en el 2,2 por ciento.

Tokio se situaba en niveles desconocidos desde 1996 en previsión de una victoria del primer ministro Shinzo Abe en las próximas elecciones.

Las eléctricas mejoraban en previsión de que se retrase la subida de tipos en Europa después de que el presidente del Banco Central Europeo (BCE) dijera que los tipos de interés seguirán bajos bastante tiempo aunque se acaben las compras de deuda.

Todas las grandes plazas europeas registraron peor resultado que el parqué nacional en este ciclo, ya que París cedió el 0,15 por ciento, mientras que Fráncfort subió el 0,28 por ciento; Londres el 0,17 por ciento y Milán el 0,09 por ciento. Tokio ganó el 2,24 por ciento y Wall Street avanzaba alrededor del 0,5 por ciento.

En cuanto a la evolución semanal de los principales valores del mercado nacional, los componentes del índice IBEX 35, subieron veinte y bajaron cinco.

El principal avance correspondió a ArcelorMittal, el 8,11 por ciento, favorecida por las noticias sobre el incremento de las importaciones de China.

A continuación se situaron Cellnex, que registró esta semana un repunte del 7,39 por ciento y cerró en el máximo histórico de 20,34 euros por sus planes de expansión, en tanto que Endesa avanzó el 6,06 por ciento y Siemens Gamesa, por recomendaciones de compra, el 5,25 por ciento.

DIA registró la mayor caída del IBEX, el 9,06 por ciento, perjudicada por informes desfavorables de firmas de inversión, mientras que Mapfre perdió el 4,48 por ciento; Banco Santander el 3,64 por ciento tras actualizar su plan estratégico; Grifols el 1,25 por ciento y Caixabank el 1,05 por ciento.