Diario Vasco

A Coruña, 13 oct (EFE).- Los jugadores del Deportivo Lucas Pérez y Pedro Mosquera apuran sus opciones para estar en el encuentro del domingo ante el Eibar, que dependerán, como en el caso del internacional suizo Fabian Schär, de cómo se encuentren en la última sesión de trabajo de esta semana, la prevista para este sábado en el estadio de Riazor.

Lucas ha mejorado de la fuerte contusión que se produjo en el anterior encuentro del curso, frente al Getafe (2-1), y, aunque parecía descartado para medirse al Eibar, este viernes se ha ejercitado con sus compañeros, aunque, eso sí, ha sido la sesión más suave de toda la semana.

También ha trabajado con el grupo Pedro Mosquera, que se repone de una lesión muscular de segundo grado que sufrió en un entrenamiento del equipo coruñés hace un mes.

El centrocampista ya había podido completar el entrenamiento del jueves por lo que tiene posibilidades de recibir el alta médica a tiempo para la cita con el Eibar.

Los servicios médicos, según ha explicado el propio club coruñés, aguardarán al entrenamiento del sábado para determinar si los dos futbolistas están en condiciones de jugar en Ipurua, al igual que el suizo Fabian Schär.

El central tiene complicado entrar en los planes de su entrenador, Pepe Mel, por las molestias en los isquiotibiales que arrastra del partido de su selección, Suiza, con Portugal esta semana.

En el entrenamiento de este viernes también ha destacado el regreso del uruguayo Fede Valverde y del costarricense Celso Borges tras haber confirmado con sus respectivas selecciones la clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Para el choque de Eibar están descartados el portero Rubén Martínez, que tiene dañado el pulgar de la mano derecha; Adrián López, con una lesión muscular; y Carles Gil, que fue intervenido de una pubalgia el mes pasado.