Diario Vasco

Berlín, 13 oct (EFE).- La tasa de inflación interanual en Alemania se mantuvo en septiembre en el 1,8 %, el mismo nivel de agosto, después del 1,7 % de julio y el 1, 6 % de junio , según la Oficina Federal de Estadística (Destatis), que confirmó así los datos provisionales difundidos a finales del mes pasado.

En tanto, respecto a agosto, el índice de precios al consumo (IPC) subió en septiembre un 0,1 %.

Los precios de la energía se encarecieron respecto a septiembre del año pasado un 2,7 %, lo que tuvo un efecto acelerador sobre la inflación.

El aumento de los precios afectó sobre todo a los derivados del petróleo y a la electricidad, con subidas del 6,2 % y el 2 %, respectivamente.

Dentro de los derivados del petróleo, las tarifas para el gasóleo ligero subieron un 12,9 % y las de los carburantes, un 4,5 %.

Únicamente el gas se abarató respecto al año pasado, un 2,5 %.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía, la tasa de inflación se habría situado en septiembre en el 1,7 %.

En tanto, los alimentos se encarecieron en septiembre un 3,6 % interanual, y por lo tanto aún más que las tarifas energéticas.

Más caros que hace un año resultaron principalmente las grasas y aceites, que aumentaron un 34,2 %, y en particular la mantequilla, que subió considerablemente, un 70,4 %.

También los productos lácteos se encarecieron notablemente -un 15,0 %-, así como el pescado y sus derivados -un 3,4 %- y la carne y los elaborados cárnicos -2,6 %-, mientras que los precios de la verdura descendieron un 4,4 %.

Sin tener en cuenta el impacto de la energía y los alimentos, la tasa de inflación se habría situado en septiembre en el 1,5 %.

Mientras, los precios para otros bienes se encarecieron en septiembre en términos generales un 2,2 % interanual, influidos por las subidas de la energía y los alimentos.

Así, aumentaron considerablemente los precios de periódicos y revistas (5,2 %) y los de tabaco (4,3 %).

En el sector servicios, los precios subieron un 1,6 % interanual, por lo tanto en menor medida que la de otros bienes, lo que tuvo un efecto de freno sobre el IPC.

Decisivo en el encarecimiento de los servicios fue el aumento de los alquileres de viviendas en un 1,7 % interanual, al constituir uno de los principales gastos del consumidor privado.

También subieron las tarifas para el mantenimiento y reparación de vehículos -un 3,5 %- y los servicios de catering -un 2,5 %-.

Otros servicios, por contra, se abarataron considerablemente, como los que prestan instituciones sociales -un 7,3 %-, mientras que los de telecomunicaciones bajaron un 0,7 %.

El IPC armonizado para Alemania, el que se calcula con criterios comunitarios, se elevó en septiembre un 1,8 % en términos interanuales, mientras que respecto a agosto se mantuvo.