Diario Vasco

Londres, 13 oct (EFE).- El ministro de Economía británico, el conservador Philip Hammond, pidió hoy a sus compañeros de partido que se centren en lidiar con el "enemigo" de Bruselas, tras haber recibido críticas desde el sector más euroescéptico de su formación por su postura ante el "brexit".

"El enemigo, los oponentes están ahí fuera, están al otro lado de la mesa de negociaciones. Ellos son la gente con quien tenemos que negociar, negociar duro para lograr el mejor acuerdo para el Reino Unido", dijo Hammond a la cadena "Sky News".

Diversas voces en el Partido Conservador han criticado que el titular de Economía rechace invertir recursos en analizar posibles escenarios en los que el Reino Unido abandonaría la Unión Europea (UE) sin llegar a un acuerdo sobre las condiciones de salida y las futuras relaciones comerciales.

Los "tories" consideran que explorar esa vía es clave para reforzar su mano negociadora ante los 27 socios comunitarios restantes.

El exministro de Economía conservador Nigel Lawson afirmó que la postura de Hammond es "muy cercana al sabotaje".

"Lo más importante ahora mismo es que nos preparamos para un escenario sin acuerdo. Sería una grave irresponsabilidad no hacerlo", dijo Lawson a la BBC.

Ante las críticas que ha recibido Hammond, que defendió la permanencia en la UE en el referéndum sobre el "brexit" de junio de 2016, el ministro aseguró que está comprometido a lograr "un acuerdo que garantice el mejor futuro posible para los puestos de trabajo, las empresas y la prosperidad del país".

Cuestionado sobre si volvería a votar por la permanencia en la UE en caso de un nuevo plebiscito, Hammond respondió a la BBC: "Tuvimos ese debate el año pasado y lo hemos resuelto. Estamos abandonando la Unión Europea y el reto para todos nosotros ahora es lograr el mejor acuerdo que podamos".

"Es absurdo fingir que el proceso que hemos iniciado no ha creado cierta incertidumbre. Pero la economía subyacente permanece robusta", dijo Hammond, que también ha sido acusado de perjudicar la economía británica al admitir que existen incertidumbres.

"El Reino Unido tiene un futuro brillante ante sí y tenemos que trabajar juntos para hacer realidad los frutos de ese brillante futuro", recalcó el ministro, que defendió que el Gobierno aspira a hacer del país el "campeón del libre comercio en la economía global".

Hammond urgió a sus colegas europeos a actuar "como adultos" y permitir que el diálogo entre Londres y Bruselas avance hacia una segunda fase, en la que se abordará la futura relación comercial entre ambos lados del Canal de la Mancha.

El negociador jefe de la UE para el "brexit", Michel Barner, afirmó sin embargo ayer que no recomendará a los Veintisiete abordar ese asunto hasta que haya mayores progresos en cuestiones previas como el acuerdo financiero entre Londres y Bruselas, los derechos de los ciudadanos y la frontera irlandesa.

Una portavoz de Downing Street, despacho oficial de la primera ministra, Theresa May, aseguró hoy por su parte que Hammond cuenta con la plena confianza de la jefa de Gobierno y que ambos mantienen una "muy buena relación de trabajo".